Escándalo financiero: el Vaticano le concedió libertad condicional a un broker

La magistratura vaticana decidió hoy concederle libertad condicional al broke italiano Gianluigi Torzi
La magistratura vaticana decidió hoy concederle libertad condicional al broke italiano Gianluigi Torzi Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
15 de junio de 2020  • 14:15

ROMA.- En una nueva vuelta de tuerca, la magistratura vaticana decidió hoy concederle libertad condicional al broker italiano Gianluigi Torzi, que había sido arrestado el 5 de junio pasado en el marco de la investigación por la millonaria y turbia compra de un lujoso edificio en Londres, realizada con fondos reservados por la Secretaría de Estado.

Torzi, que se encontraba en una celda de la Gendarmería del Vaticano y que fue acusado de varios episodios de extorsión, peculado, fraude agravado y reciclaje, delitos por los cuales la ley vaticana prevé penas de hasta 12 años de reclusión, fue excarcelado "luego de los interrogatorios a los que fue sometido" por parte del promotor de Justicia, Gian Piero Milando y por su segundo, el abogado Alessandro Diddi, indicó un comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede.

"Los magistrados han tomado nota de lo que aparece en una articulada memoria entregada por el señor Torzi y de los numerosos documentos adjuntos juzgados útiles para la reconstrucción de los hechos al centro de las investigaciones", añadió el comunicado, que hizo entender que el hombre de negocios fue muy colaborativo.

Torzi fue el primero en quedar detrás de las rejas - algo que finalmente duró poco más de una semana -, por el escándalo relacionado con una millonaria inversión inmobiliaria en Londres que la Secretaría de Estado realizó en 2014, con fondos reservados.

Entonces, basándose en una compleja arquitectura financiera en la que aparecen diversos fondos y entidades, la primera sección de la Secretaría de Estado adquirió por 200 millones de euros el 45% de un edificio de 17.000 metros cuadrados, ex Harrod's, en la Sloan Avenue del coqueto barrio de Chelsea.

Cuatro años más tarde, para limitar las pérdidas millonarias causadas por esta inversión (también debido a la existencia de una gran hipoteca sobre el edificio) en la que tuvo protagonismo otro hombre de negocios italiano llamado Raffaele Mincione, la Secretaría de Estado contrató como intermediario a otro italiano: Torzi. Luego de operaciones complicadísimas, este no solo terminó exigiendo una comisión-extorsión de 15 millones de euros, sino que hizo levitar la desastrosa inversión a 350 millones de euros.

Según pudo saber LA NACIÓN, el arresto de Torzi es solo "la punta de un iceberg". La magistratura del Vaticano obtuvo del Papa hace casi un año el mandato de investigar y quiere llegar hasta el fondo del asunto, a los responsables de haber contratado a este broker, por lo que se esperan más novedades. Y posibles renuncias o salidas por una inversión-escándalo que ocurrió en tiempos de dos sustitutos de la Secretaría de Estado: el cardenal Angelo Becciu, actual titular de la Congregación para las Causas de los Santos y su sucesor, el venezolano Edgar Peña Parra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.