Escapar del infierno, con las valijas llenas de miedo y dolor

Gracias a la ONU y varias cancillerías, centenares de palestinos con pasaporte extranjero logran huir de la Franja
Beatriz Lecumberri
(0)
21 de julio de 2014  

Fuente: LA NACION

PUESTO FRONTERIZO DE EREZ, Israel.- Salen del control de pasaportes con la mirada perdida y llorosa, aturdidos por el cansancio y el miedo vivido hasta el último momento, cuando ya con las despedidas y las valijas hechas pensaron que finalmente no podrían marcharse de Gaza.

La ONU y diferentes representaciones diplomáticas coordinaron ayer la evacuación de Gaza de varios centenares de palestinos que poseen un pasaporte extranjero, una complicada operación que fue anulada varias veces y que se llevó a cabo bajo las bombas que acompañaron al convoy durante los diez kilómetros que separan la ciudad de Gaza del paso fronterizo de Erez, ya en Israel.

"Nos hemos escapado de un auténtico infierno. El miedo era horrible. Esta mañana, cuando intentábamos salir, cientos de familias emigraban, eran como fantasmas arrastrándose y buscando a pie un lugar donde cobijarse, porque sus casas habían sido destruidas. Era una escena horrible, lo que está ocurriendo es una auténtica masacre. Parece mentira que estemos en el siglo XXI", relata a LA NACION Salah El Sousi, que salió de la Franja con su esposa y dos hijas gracias a su pasaporte español.

Cada familia evacuada tiene una desgracia que contar o un recuerdo terrible que la persigue después de casi dos semanas de operación militar en Gaza. Muchos miran con desconfianza a los soldados israelíes, que hace dos horas eran "enemigos" y ahora los ayudan a cobijarse en los refugios, cuando las sirenas suenan para avisar de la llegada inminente de un proyectil a la zona.

Tahal, una joven madre de familia, fue una de las primeras en atravesar el puesto fronterizo con sus tres hijos pequeños Luna, Dana y Mohamed. Al llegar al otro lado no pudo contener las lágrimas. "Es una mezcla de alivio y culpa. Mi marido no pudo salir porque tuvo un problema con sus documentos", explica, sollozando.

Los disparos de mortero y de artillería israelí resuenan sin pausa en este puesto fronterizo y sobresaltan a los más pequeños. Más de la mitad de los evacuados son chicos, muchos de ellos traumatizados por las bombas de los últimos días.

"Hace tres días nuestra casa fue parcialmente destruida por una bomba. Pudimos refugiarnos rápidamente en casa de nuestros vecinos que viven abajo, pero desde entonces los chicos tienen mucho miedo. Mi hija, por ejemplo, se despierta en medio de la noche y empieza a correr frenéticamente. Por eso tomamos la decisión de aprovechar esta evacuación y salir", explica Ihad Atallah, acompañado de su esposa y sus dos hijos de cinco y siete años.

Al igual que Ihad Atallah, muchos otros padres tomaron la difícil decisión de dejar atrás a buena parte de la familia para poner a salvo a los más pequeños. Una cuarta parte de los más de 400 palestinos muertos en la operación israelí Barrera Protectora eran menores de edad.

"Somos una gran familia y fue muy duro dejar a parte de los nuestros allá. Nos sentimos como si los hubiéramos traicionado", afirma Baha Yussef, doctor con pasaporte británico que espera sentado en el suelo con aire desvalido.

El destino de estos centenares de palestinos que salieron de Gaza ayer es Jordania. Desde allí, y dependiendo de la ayuda que les presten sus respectivos consulados, algunos podrán viajar a otros países gracias a su pasaporte y otros tendrán que esperar a que haya un alto el fuego para regresar a Gaza.

Ryad el Aila, profesor universitario, pudo salir con casi 20 miembros de su familia desde el campo de refugiados de Jabalia, en Gaza.

"He dejado todo allá y no tengo claro qué va a ser de nosotros. Esperemos que la comunidad internacional nos ayude a parar esta ofensiva y a tener los derechos de cualquier otro pueblo del mundo, comenzando por la tierra. Pero por ahora sentimos que sólo estamos en manos de Dios", dice.

Varios ómnibus repletos de refugiados y escoltados por la policía israelí abandonan la terminal de Erez. La condición exigida por las autoridades israelíes a la ONU es que ningún vehículo pare hasta cruzar la frontera jordana, ni siquiera para dejar que los pasajeros vayan al baño.

La Argentina condena la violencia

La Cancillería denuncia que la población civil está "atrapada"

  • La Argentina expresó ayer su "enérgico" repudio a la violencia en la Franja de Gaza e Israel y pidió apoyar los esfuerzos internacionales que se realizan para lograr "un cese del fuego inmediato y duradero". En un comunicado emitido ayer, la cancillería argentina exigió el acceso sin trabas de la asistencia humanitaria a las zonas más castigadas por los combates.
  • "La población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel", añadió el comunicado. Para la Argentina, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debería jugar un rol decisivo en el conflicto para que el diálogo se imponga a las armas en Medio Oriente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.