Gran Bretaña respira aliviada: ganó el no en el referéndum independentista de Escocia