España vuelve hoy a las urnas con escaso margen para superar el bloqueo político

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez Fuente: Archivo
Sánchez lidera los sondeos para los cuartos comicios en cuatro años; en el escenario de fragmentación crecería la ultraderecha
Silvia Pisani
(0)
10 de noviembre de 2019  

MADRID.- Por segunda vez en un año, España acude hoy a elecciones generales sin que el cierre de campaña haya despejado el riesgo cierto de un resultado ingrato para el presidente, el socialista Pedro Sánchez.

Los pronósticos coinciden en proyectar un crecimiento de la derecha -tanto de la extrema como de la moderada- y la posibilidad de que el resultado repita una distribución que torne difícil lograr acuerdos para investir gobierno.

Si eso resulta así, será una decepción no solo para el socialismo local, sino también para su referente europeo, que -hasta ahora- tiene en este madrileño de 47 años a uno de sus pilares. Al igual que en el portugués Antonio Costa.

Nada de eso esperaba el presidente cuando, en agosto pasado, dejó de lado la posibilidad de un acuerdo parlamentario para optar, en cambio, por un nuevo llamado a elecciones que le diera una "mayoría suficiente".

Pocos dudan de que, al igual que en las elecciones de abril pasado, el socialista será el más votado. Pero pocos dudan también de que eso lo dejará poco menos que en la misma situación. O, tal vez, incluso más complicado.

En abril pasado el socialismo pasó de 86 a 123 bancas. Una buena cosecha que, sin embargo, lo dejó lejos de las 176 necesarias para formar gobierno propio.

Es posible que hoy obtenga más o menos lo mismo. Lejos, seguramente, de los 140 escaños con los que soñó en el momento de arriesgarlo todo en un nuevo llamado a las urnas. A dos cosas le rezaba anoche. A la movilización del voto femenino -el voto que siempre le ha sido fiel- y al compromiso del votante progresista.

Más ilusionados y con mejor envión llegan sus adversarios de la derecha: ellos sí sienten que están creciendo y que podrían acariciar una posibilidad de formar gobierno.

El conservador Partido Popular (PP) espera crecer cerca del 50%: de 66 a más de 90 bancas. Los más entusiastas hablan de rozar el centenar.

La derecha radical de Vox apuesta por lo mismo, pero con más virulencia. La fuerza de Santiago Abascal espera duplicar su caudal de bancas: de 24 a cerca de 46. Y, tal vez, convertirse en tercera fuerza nacional.

Sin embargo, en las últimas 48 horas habría atenuado o detenido su crecimiento, según señalaban fuentes socialistas, apelando a sondeos reservados, cuyos resultados no pueden difundirse por norma electoral.

Lejos de esas filtraciones, el partido de Abascal cerró con el entusiasmo de quien se siente en su mejor momento. "Venimos para garantizar la unidad de España", dicen sus seguidores, como una imagen de orden ante la creciente tensión independentista en Cataluña.

Ese es el mismo discurso del conservador Partido Popular (PP). Aunque con el joven Pablo Casado al frente, su argumento es que el del PP es un voto "útil", puesto que la opción por Vox no garantiza -dicen- llegar al poder.

En un terreno incierto quedaron la izquierda radical de Podemos, la -hasta hace poco- aliada preferencial de Sánchez. Sin embargo, el presidente dice que ahora no los quiere para otra cosa que no sea un acompañamiento parlamentario. No más que eso, puesto que no los ve confiables en el tema Cataluña.

Posiblemente el más nervioso de todos sea el liberal Albert Rivera, de Ciudadanos (Cs). Las encuestas le pronostican una debacle absoluta: de 57 a menos de 15 bancas. Aunque en las últimas horas habría frenado en algo la sangría.

Esta ha sido la campaña del zigzag, en la que los aspirantes fueron cambiando posiciones según leían los sondeos.

Sánchez arrancó con un discurso más moderado, buscando el centro. Pero terminó recostado en la izquierda y clamando contra "la derecha" del país, a la que volvió a usar para meter miedo al votante progresista y llamarlo a votar.

Separatismo

Cataluña y su deriva independentista ocuparon buena parte de la campaña. Plataformas separatistas volvieron a marchar anoche en decenas de ciudades y anuncian para hoy nuevos gestos para alterar la jornada electoral.

El ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, aseguró que se tomaron todas las medidas para garantizar el orden en el desarrollo de los comicios. Los colegios electorales cerrarán a las 20 (hora local) y los primeros resultados podrían empezar a conocerse a partir de las 21 (las 17 en la Argentina).

Sánchez llegó al poder en junio del año pasado no por elecciones, sino por la inédita vía de una censura parlamentaria a su predecesor, el conservador Mariano Rajoy. Desde entonces permanece "en funciones", en procura de una ratificación parlamentaria que otorgue estabilidad a su gestión.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.