Euforia y decepción en una jornada bipolar