Expertos en energía nuclear hablan de "apocalipsis" en Japón

El comisario europeo de Energía de la UE dijo que "prácticamente todo está fuera de control"; el jefe nuclear de Rusia afirmó que hay peligro de una fusión de los seis reactores; otro experto español aseguró que se vive un "Chernobyl en cámara lenta"
(0)
15 de marzo de 2011  • 19:28

TOKIO.- La Comisión de Energía Europea calificó el accidente nuclear de Japón de "apocalipsis", al estimar que las autoridades locales perdieron prácticamente el control de la situación en la central de Fukushima.

"Se habla de apocalipsis y creo que es un término particularmente bien escogido", declaró el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, ante una comisión del Parlamento Europeo en Bruselas.

"Prácticamente todo está fuera de control", aseveró en referencia a la central de Fukushima y sostuvo que a pesar de que Japón tiene tecnología puntera e ingenieros competentes, "falta control, serenidad y visión para hacer frente a una situación de estas características".

"Las cosas allí no son como nos las imaginábamos", agregó y expresó su preocupación de que la situación no se complique más en las próximas horas.

El jefe nuclear de Rusia advirtió que los seis reactores de una planta nuclear japonesa en crisis podrían fundirse si las autoridades no se apuran para enfriar las barras de combustible nuclear. Japón lucha con un desastre nuclear luego de que la planta de energía nuclear de Fukushima dañada por un terremoto explotó en el peor accidente nuclear desde Chernobyl en 1986, en Ucrania soviética.

Sergei Kiriyenko, que está a cargo de la mayoría de las instalaciones nucleares de la ex Unión Soviética, dijo al jefe máximo de Rusia, el primer ministro Vladimir Putin, que bajo el peor de los casos los seis reactores podrían fundirse.

"Desgraciadamente los seis pueden ser una amenaza", dijo Kiriyenko, el jefe de Rosatom, a Putin en una reunión de emergencia en Novo-Ogaryovo, la residencia de Putin en las afueras de Moscú. "Pero incluso si hay una fusión en los seis, esto igual no llevaría a una explosión nuclear", añadió.

Kiriyenko dijo que la información que Rusia estuvo recibiendo de Tokio fue en muchos casos parcial y retrasada pero que un grupo de expertos nucleares rusos trabajan en modelos para predecir el peor de los casos del desastre.

Kiriyenko dijo que el hecho de que las autoridades japonesas no vertieron agua en la piscina de combustible del reactor número 4 permitió un sobrecalentamiento que desencadenó un incendio. "Los reactores número 5 y número 6 están cerca la temperatura sube y probablemente también en la piscina de combustible", agregó.

Kiriyenko dijo que hay poca posibilidad de una explosión con suficiente fuerza como para impulsar polvo radiactivo lo suficientemente alto como para representar un riesgo significativo para Rusia, incluso en casos de vientos fuertes en dirección al territorio ruso.

Chernobyl en cámara lenta. El radiobiólogo español Eduard Rodríguez-Farré afirmó hoy que el accidente en la central japonesa de Fukushima es "un Chernobyl a cámara lenta", en alusión a la catástrofe nuclear ocurrida en esta planta de la antigua URSS en 1986, la más grave de la historia.

A juicio de este experto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Cesic), las últimas noticias sobre las explosiones en la central japonesa, aunque contradictorias, aconsejarían elevar a 6 el nivel de alarma atribuido por la Agencia Internacional de Energía Atómica a este suceso.

Ese nivel se sitúa un punto por debajo con el que se calificó al incidente de Chernobyl, cuando la mayor parte de la radiactividad se diseminó en un momento. En Fukushima, "cada día está explotando un reactor, y aunque se diga que se está conteniendo, la situación va a peor y hay muchos ingenieros internacionales que aseguran que está descontrolada; realmente el temor es de un accidente grave, lento pero que va en aumento y en el que ya se está diseminando radiactividad", argumentó el científico.

Aseguró que el accidente "se les ha escapado de las manos" a los técnicos japoneses. "Es mucho mayor de lo que se está diciendo, con tres reactores averiados, explosiones espectaculares. Y por mucho que aseguren, se ha producido una alteración estructural del sistema... y aún quedan más reactores", aseveró.

Rodríguez-Farré señaló que en Fukushima se está asistiendo a un accidente casi cotidiano y que los principales riesgos los están sufriendo los trabajadores, algunos de los cuales han sido ya hospitalizados con irradiaciones graves. El científico del CSIC apuntó que el aumento del área de la que se está evacuando a la gente refleja que las emisiones de radiaciones son más graves de lo que dicen las administraciones japonesas y que variarán según las condiciones meteorológicas, pues, por ejemplo, si llueve se acumulará más radiactividad.

"Está llegando a Tokio y en Rusia la han detectado en su costa del Pacífico. La diseminación es totalmente imprevisible si no se tiene el cuadro meteorológico concreto, pero en áreas bastante extensas se están alcanzado niveles de radiación preocupantes: un milisievert por hora, que es la dosis máxima que puede recibir la población en un año", remarcó.

Este experto, autor de varios estudios sobre los efectos del desastre de Chernobyl, advirtió del riesgo de la dispersión del plutonio que se encontraba en las piscinas de la central situadas prácticamente al nivel del mar y de las que no se ha informado si el tsunami pudo afectarlas al igual que a los reactores. El plutonio dispersado en el ambiente permanece miles de años y también es altamente tóxico.

Rodríguez-Farré subrayó que el escenario más pesimista pasaría por una sucesiva explosión de los reactores, que se fundiera su núcleo y se diseminara la radiactividad. "Una cantidad inmensa -añadió-, porque incluso en Chernobyl, donde se diseminó mucha radiactividad, en la zona del sarcófago quedó una cantidad enorme, lo que provocó una gran número de muertos entre los liquidadores" (los técnicos que trataron de sellar la planta), algo que temió que se pudiera reproducir en Japón.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.