Factor de divisiones y no de unión, Trump agranda la grieta entre los norteamericanos