Furioso tras la decepcionante convocatoria a su acto político, Trump sube la apuesta

Donald Trump en el mitin de campaña en el Centro BOK en Tulsa, Oklahoma, donde culpó a los manifestantes que crearon una atmósfera hostil y bloquearon el ingreso al encuentro
Donald Trump en el mitin de campaña en el Centro BOK en Tulsa, Oklahoma, donde culpó a los manifestantes que crearon una atmósfera hostil y bloquearon el ingreso al encuentro Crédito: AFP
(0)
21 de junio de 2020  • 20:37

WASHINGTON.- El equipo de campaña de reelección del presidente norteamericano, Donald Trump, relativizó ayer la decepcionante asistencia que tuvo su mitin en Tulsa, culpando a manifestantes por crear una atmósfera hostil y bloquear el paso a sus seguidores.

Trump retomó oficialmente su campaña electoral de cara a noviembre con un discurso de claro tono confrontativo en el que denunció un "extremismo demócrata", pidió hacer menos tests de coronavirus y propuso una pena de prisión para los que quemen la bandera nacional, como sucedió en las recientes protestas antirracistas.

La Casa Blanca había prometido que el promocionado evento, el primer mitin de Trump en tres meses, se inundaría con hasta 100.000 personas. Pero las imágenes de televisión mostraron grandes secciones de asientos vacíos en el BOK Center, un estadio con capacidad para 19.000 espectadores.

Un evento al aire libre pensado para que Trump recibiera el aliento fue cancelado porque la multitud faltó a la cita, a pesar de que la campaña despertó gran interés en la antesala al evento sumando más de un millón de solicitudes de entradas.

Mercedes Schlapp, ayudante de la campaña de Trump, dijo a Fox News que muchos seguidores no pudieron entrar al BOK Center. "Hubo factores involucrados como la preocupación por los manifestantes. Hubo manifestantes que bloquearon" a los asistentes, expresó Schlapp. "Y vimos que eso tuvo un impacto en la gente que venía rumbo al mitin", agregó.

Schlapp se hizo eco de una explicación ofrecida el sábado por la noche por el director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, quien dijo que los manifestantes estaban "bloqueando el acceso a los detectores de metales, lo que impedía que la gente entrara". Pero los periodistas acreditados en el encuentro dijeron que no vieron problemas que impidieran el acceso al estadio.

El Departamento de Bomberos de Tulsa informó que unas 6200 personas asistieron al acto electoral de Trump, en el BOK Center, menos de un tercio del aforo estimado. Murtaugh había asegurado que "solo por los detectores de metal pasaron 12.000 personas, así que ese número es erróneo", y destacó que la pista del recinto estaba llena. Así, reiteró el argumento de la movilización de la "izquierda radical" y los medios de comunicación hostiles para "asustar" a los simpatizantes de Trump.

Afuera había muy poca gente, lo que llevó a Trump a cancelar el discurso previsto antes del encuentro sobre un gran palco preparado en el exterior, frente al cual contaban con reunir unas 40.000 personas. En la última semana, circularon informaciones de que usuarios adolescentes de la red social TikTok boicotearon el acto.

Trump tiene una especie de obsesión por las grandes multitudes y presumir de sus concurridos actos, comparándolos con los de su rival demócrata, Joe Biden, es uno de sus temas favoritos. Schlapp se burló de un evento reciente de Biden en el que los organizadores siguieron las pautas de distanciamiento social, diciendo que el exvicepresidente era incapaz de atraer multitudes como lo hacía Trump. La asistente dijo que más de 5,3 millones de personas siguieron el mitin en línea.

En redes sociales, las burlas por la decepcionante asistencia llegaron en masa, incluyendo a famosos críticos del presidente, como la cantante Pink. Además del sabor amargo que le dejó la baja concurrencia, el equipo del presidente tuvo que lamentar los contagios de coronavirus de seis miembros que trabajaron en la organización del mitin.

Lejos de citar las cifras de muertos y contagiados o de mostrar cómo evoluciona la curva de la pandemia en el país, Trump se congratuló por las medidas tomadas hasta ahora y sostuvo que el aumento de casos se debe solamente al aumento de pruebas realizadas. Por eso, contó, le pidió a su equipo que reduzca los tests que se hacen para detectar infectados. "Las pruebas son un arma de doble filo: ya hicimos más de 25 millones de tests, pero eso también significa que encontramos más casos positivos", aseguró el mandatario.

Agencias ANSA, AFP y DPA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.