Gentiloni, el elegido para sacar a Italia de otra crisis sin tiempo que perder

El presidente le encargó al hasta ahora canciller la formación de un gobierno; del mismo partido que Renzi, ahora presentará una lista de ministros y deberá someterse a un voto de confianza
Elisabetta Piqué
(0)
12 de diciembre de 2016  

ROMA.- En el marco de una crisis política relámpago como no se veía desde hace tiempo, Paolo Gentiloni, que fue canciller del gobierno saliente de Matteo Renzi , se prepara para convertirse en el nuevo primer ministro de Italia.

Paolo Gentiloni, ayer, al salir de la Cámara de Diputados
Paolo Gentiloni, ayer, al salir de la Cámara de Diputados Fuente: EFE - Crédito: Angelo Carconi

Tal como se esperaba, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, le encargó ayer a Gentiloni la formación de un nuevo gobierno, que será el número 64 para la península. Éste reemplazará al de Renzi que, tal como había prometido, anuncio su renuncia el domingo pasado tras ser derrotado en un referéndum constitucional.

En una crisis política de tiempos aceleradísimos dada la precaria situación de Italia, tras haber concluído anteayer una ronda de consulta con todas las fuerzas políticas, tal como indica la dinámica del sistema parlamentario que tiene Italia, Mattarella convocó al mediodía a Gentiloni, de 62 años, al Palacio del Quirinale, sede de la presidencia.

Después de una hora de cara a cara con el primer mandatario, el árbitro máximo en este momento, Gentiloni aceptó "con reservas" el encargo, como es praxis que suceda en las crisis de gobierno. En una breve aparición ante los medios Gentiloni, que fue ministro de Comunicaciones en el último gobierno de Romano Prodi y siempre militó en la centroizquierda, se manifestó "altamente honrado" por haber recibido semejante tarea. Y aseguró que presentará lo antes posibles una lista de ministros.

"Soy consciente de la urgencia de dar a Italia un gobierno con plenitud de poderes, para reasegurar a los ciudadanos y enfrentar con máximo compromiso y determinación la prioridades internacionales, económicas y sociales, e iniciar desde la reconstrucción de las zonas golpeadas por el terremoto", dijo.

Gentiloni también señaló que, como en la ronda de consultas se registró "la indisponibilidad de las mayores fuerzas de la oposición a compartir un gobierno de responsabilidad", su futuro Ejecutivo contará con el mismo respaldo parlamentario que tenía Renzi, que durante los más de mil días de gobierno al margen del Partido Democrático (PD) también tuvo el apoyo del Nuevo Centroderecha del ministro del Interior saliente, Angelino Alfano, y del grupo Ala (Alianza Liberalpopular Autonomías) de Denis Verdini.

Gentiloni también confirmó que en su próximo gobierno intentará facilitar a las fuerzas parlamentarias la definición de nuevas reglas electorales. Con las que hay ahora (una mayoritaria para Diputados, y otra proporcional para el Senado), es imposibile hoy ir a las urnas, como reclama a gritos la oposición, encabezada por el Movimiento Cinco Estrellas del cómico Beppe Grillo y la xenófoba Liga Norte.

Miembro del PD y leal a la corriente "renziana", en su primera aparición como primer ministro "encargado" Gentiloni no se privó de rendirle tributo al premier saliente. "De la ronda de consultas se confirmó la decisión de Renzi de no aceptar un nuevo encargo, en coherencia con el compromiso que había manifestado y esta coherencia merece respeto de parte de todos", dijo. Renzi se vio obligado a renunciar después de haber dicho que se iba si perdía en el referéndum del domingo pasado, que convirtió, así, en un plebiscito sobre su gobierno. En la consulta, perdió estrepitosamente por una diferencia de 20 puntos.

Se espera ahora que Gentiloni presente lo antes posibile una lista de ministros al presidente de Mattarella y enfrente después un voto de confianza en el Parlamento.

Según analistas, se quedarán en su puesto la mayoría de los principales ministros del gobierno de Renzi, como el de Economía, Pier Carlo Padoan. Probablemente se irá la ministra para las reformas, Maria Elena Boschi, impulsora de drásticos cambios a la Carta Magna, como el bicameralismo perfecto italiano, que terminaron mandándolo a casa a su jefe. Y se incorporará alguien de las filas del partido Ala, del ex berlusconiano Denis Verdini, que cuenta con 18 senadores, un número imprescindible.

Entre las varias "papas calientes" que debe enfrentar el gobierno es la posible bancarrota del instituto bancario del Monte dei Paschi de Siena, considerado uno de los bancos más antiguos del mundo, nacido en 1472 y en crisis por una montaña de créditos deteriorados. El Monte dei Paschi iba a recibir más de 1000 millones de euros para su recapitalización de un fondo de Qatar, que parece haber cambiado de idea al triunfar el "no" en el referéndum del domingo pasado, haciendo precipitar a Italia en un nuevo período de incertidumbre.

El presidente Mattarella quiere llegar con un gobierno ya funcionando y creíble a la reunión del Consejo Europeo de Bruselas, el jueves próximo, donde se tocarán temas cruciales como la migración, la seguridad, la economía y los jóvenes. Por eso, Gentiloni deberá moverse rápido.

Otras citas internacionales clave que tiene Italia el año próximo son en marzo el aniversario de los Tratados de Roma que dieron vida a lo que hoy es una frágil Unión Europea; y el G7 de Taormina, en mayo. Si entonces estará lista una nueva ley electoral, entonces sí Mattarella podrá convocar a elecciones, como pide la oposición.

La tercera economía de la eurozona

A diferencia de otros países, Italia todavía no consiguió recuperarse del todo de la crisis financiera

1%

Recuperación frágil

Las perspectivas son poco optimistas y se espera que en 2017 la economía italiana no crezca más del 1%

11%

De desempleo

Pese a las reformas del mercado de trabajo, es alta la tasa de desocupación

2,5%

Baja de déficit.

Se redujo en los últimos años y se espera que el año que viene se ubique en ese nivel

133%

Del PBI

Es lo que representa la deuda pública. Hay superávit primario, pero demasiado bajo para evitar que la deuda suba

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.