Incendios en Australia: éxodo y ultimátum para evacuar ciudades costeras

Miles de residentes y turistas abandonan Batesman Bay por el avance de las llamas
Miles de residentes y turistas abandonan Batesman Bay por el avance de las llamas Fuente: AFP
(0)
2 de enero de 2020  • 09:41

SÍDNEY.- Miles de turistas disponen de 48 horas para abandonar las zonas turísticas de la costa sudeste de Australia antes de la llegada pasado mañana de una nueva ola de calor que avivará la progresión de los incendios que asolan el país.

Estos incendios fuera de control provocaron la muerte de al menos ocho personas en 48 horas y redujeron a cenizas cientos de hectáreas de bosques en el primer día del año. Muchos turistas quedaron bloqueados en ciudades costeras rodeadas por las llamas, y el gobierno tuvo que activar un amplio operativo de rescate.

El servicio de bomberos de Nueva Gales del Sur pidió hoy a los turistas que abandonen dos zonas costeras de unos 300 kilómetros de largo desde la ciudad de Nowra (a unos 200 km al sur de Sídney) hacia el sur y el estado de Victoria.

Una imagen satelital de los incendios en Batesman Bay
Una imagen satelital de los incendios en Batesman Bay Fuente: AP

Por lo menos 18 personas murieron desde el inicio de la temporada de incendios, en septiembre. Esta cifra podría aumentar, ya que las autoridades del estado de Victoria afirmaron hoy que 17 personas se encuentran desaparecidas en ese territorio.

Los visitantes deben partir antes del sábado, que se espera sea un día negro en el frente de incendios, con ráfagas de viento y temperaturas superiores a 40°C, unas condiciones que atizarán el fuego. Podría ser incluso peor que el martes, la jornada más mortífera desde el comienzo de la temporada de incendios.

Muchos turistas pasaron dos noches aislados en zonas sin electricidad y comunicaciones, con pocas reservas de alimentos. Las autoridades han garantizado la seguridad de algunas rutas precisamente para evacuarlos.

En Bairnsdale, las llamas se acercan a la costa
En Bairnsdale, las llamas se acercan a la costa Fuente: AP

La evacuación de la zona restringida para los turistas será "la más importante jamás realizada en la región", declaró a la cadena ABC el ministro de Transportes de Nueva Gales del Sur, Andrew Constance.

Miles de personas comenzaron a salir del área afectada y hoy se veía una larga fila de autos en la ruta que conduce a Sídney.

Fuego sin control

El subdirector del servicio de bomberos del estado, Rob Rogers, agregó que los bomberos no son capaces de apagar ni controlar los incendios activos.

"Hay tantos incendios en esta zona que no podemos contenerlos", declaró a ABC. "Tenemos que asegurarnos de que no quede nadie en su camino".

John Steele, de 73 años, vive cerca de Merimbula, en la costa sur. Contó que algunas personas fueron "presas del pánico" debido a los llamados a evacuar. "Hay tantas informaciones falsas en Facebook y en internet", comentó.

En el estado de Victoria, los incendios devoraron miles de hectáreas
En el estado de Victoria, los incendios devoraron miles de hectáreas Fuente: AP

Steele por el momento sigue en el lugar con su esposa. La situación en la región es "caótica" desde hace unos días y los productos frescos y la gasolina están casi agotados, describe.

"Nos alegra ver que todos se van de la ciudad", dijo. Él optó por ser "prudente" y ya hizo las valijas.

Las autoridades no pudieron contactar a todas las personas que viven en las regiones rurales más aisladas. Más de 400 casas han sido destruidas en los últimos días, un número que se espera que aumente a medida que los bomberos lleguen a las localidades más remotas.

Se han desplegado barcos y aviones militares, además de personal de emergencia, para hacer llegar ayuda humanitaria y evaluar los daños en las zonas más aisladas.

Un barco de la Marina llegó esta mañana a la ciudad costera de Mallacoota, donde muchas personas se refugiaron durante horas en la playa para escapar de las llamas que alcanzaron a la localidad.

"Hoy, las cosas deberían comenzar a moverse para los turistas de Mallacoota y para los habitantes que no se quieren quedar allí", afirmó. "Debido a la cantidad de personas, llevará días o semanas".

Desde el comienzo de la temporada de incendios más de 1300 casas han sido reducidas a cenizas y 5,5 millones de hectáreas han ardido, o sea un área más grande que un país como Dinamarca u Holanda.

Esta crisis sin precedentes ha provocado manifestaciones que piden al gobierno medidas inmediatas contra el calentamiento global que, según los científicos, es responsable de que los incendios duren más y sean más feroces que nunca.

Muchas de las críticas van dirigidas contra el primer ministro Scott Morrison, que ha reiterado su apoyo a la lucrativa -pero altamente contaminante- industria del carbón australiana.

Hoy, Morrison brindó su primera conferencia de prensa desde que los incendios ganaron en intensidad, y aseguró que las autoridades despliegan "absolutamente todos los esfuerzos" para ayudar a la población.

El primer ministro pidió a sus conciudadanos que "confíen en todos aquellos que luchan contra los incendios, y defendió la política nen materia de cambio climático de su gobierno.

Agencia AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.