Incidentes en Escocia tras el fracaso del "Si" por su independencia

Los unionistas salieron a festejar en las calles la frustrada independencia de Escocia
Los unionistas salieron a festejar en las calles la frustrada independencia de Escocia Fuente: Reuters
Manifestantes unionistas e independentistas escoceses chocaron en Glasgow y la policía debió actuar con caballos y realizó algunas detenciones
(0)
19 de septiembre de 2014  • 19:05

EDIMBURGO.- La policía escocesa intervino hoy en Glasgow para separar a decenas de manifestantes unionistas e independentistas escoceses que causaron "desórdenes menores" en la plaza George Square de la ciudad, tras la victoria del No en el referéndum independentista.

Los agentes se interpusieron entre ambos grupos para mantenerlos separados cuando los manifestantes comenzaron a lanzar objetos y entreverse a golpes, explicó a la BBC una portavoz policial, al término de una jornada en la que se conoció la victoria del "no" en el referéndum sobre la independencia de Escocia, celebrado ayer.

La intervención de los agentes, que practicaron algunas detenciones, logró aplacar el ánimo reinante, aunque el ambiente se mantuvo tenso pero sin mayores incidentes.

Los partidarios del "sí" reunidos en la céntrica plaza de Glasgow cantaban "Flower of Scotland", el himno oficioso escocés, mientras que los unionistas entonaban "Rule Britannia", una antigua canción patriótica británica.

La líder de los laboristas escoceses, Johann Lamont, afirmó que el orden se estableció "tan pronto como fue posible", mientras que la dirigente conservadora Ruth Davidson afirmó que no quiere "ver escenas como esas en las calles" de Escocia.

El liberaldemócrata Menzies Campbell, por su parte, consideró "extremadamente desalentadores" los desórdenes. "Para alguien como yo, comprometido con el proceso democrático, que valora el modo en que las cosas se han llevado a cabo hasta ahora, esto es extremadamente desalentador", dijo Campbell.

Reacción internacional

La comunidad internacional reaccionó hoy con alivio al resultado del referéndum celebrado este jueves en Escocia, en el que el "No" a la independencia obtuvo una victoria más amplia de lo que habían aventurado las encuestas previas.

Con un récord de participación del 84,5 %, el "no" recibió el 55 por ciento de los votos, frente al 45 por ciento del "sí".

El presidente estadounidense, Barack Obama , celebró el resultado de la consulta y felicitó a los escoceses "por su completo y enérgico ejercicio de democracia".

En un comunicado, Obama indicó que "a través del debate, la discusión y las apasionadas pero pacíficas deliberaciones, (los escoceses) recordaron al mundo las enormes contribuciones de Escocia al Reino Unido y al mundo y respaldaron mantener a Escocia dentro del Reino Unido".

"Deseamos continuar nuestra fuerte y especial relación con toda la gente de Gran Bretaña e Irlanda del Norte mientras encaramos los desafíos a los que se enfrenta el mundo", señaló el presidente de Estados Unidos.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró satisfecha por el resultado y apuntó la posibilidad de "repercusiones indirectas" del proceso sobre otros movimientos independentistas en Europa.

En la rueda de prensa que siguió a su encuentro en Berlín con el presidente de Filipinas, Benigno Aquino, la jefa del Gobierno alemán no quiso entrar en detalles pero dejó entrever que prefería que se haya impuesto el "no" a la independencia.

"Antes preferí no inmiscuirme, porque consideraba que era un proceso interno. Ahora digo que respeto el resultado y lo digo con una sonrisa", señaló.

Merkel consideró que el resultado de la consulta sobre la independencia de Escocia no tendrá "repercusiones directas" sobre otros debates soberanistas en otras regiones de Europa -sin citar ninguna en concreto-, pero reconoció que "seguramente" sí que tendrá "repercusiones indirectas", sin abundar más en el asunto.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, felicitó a los escoceses por haber protagonizado un "escrupuloso respeto a la legalidad" que les ha llevado a evitar las "graves consecuencias" que habría conllevado la independencia.

La declaración de Rajoy se produce en la jornada en la que el Parlamento de Cataluña tiene previsto aprobar una ley que permita convocar una consulta soberanista en la región, la cual tendría lugar el próximo 9 de noviembre, y que el Gobierno español rechaza por inconstitucional.

Para el Gobierno griego el resultado de la consulta escocesa evita "agitación" y nuevas "turbulencias" en la política europea e internacional. "Creo que la agitación, que forzosamente habría provocado la independencia de Escocia, no es deseable en este periodo", declaró a la radio municipal de Atenas el viceministro griego de Exteriores y responsable de Asuntos Europeos, Dimitris Kurkulas

En el ámbito institucional, la Unión Europea reaccionó también con satisfacción ante el resultado del referéndum de Escocia que, a juicio del presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, es "bueno" y favorece una "Europa más unida y fuerte".

Agencias EFE y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.