Ioan Grillo: "Los narcos aprovechan la pandemia para afirmar sus bases en la sociedad"

Ioan Grillo: "Bajó el consumo de ciertas drogas en EE.UU como la cocaína, porque hay menos fiestas, discotecas y antros abiertos, pero se registró un aumento en otras drogas, incluyendo opioides y fentanilo ya que, con la cuarentena, la gente pasa más tiempo encerrada en sus casas, con menos co
Ioan Grillo: "Bajó el consumo de ciertas drogas en EE.UU como la cocaína, porque hay menos fiestas, discotecas y antros abiertos, pero se registró un aumento en otras drogas, incluyendo opioides y fentanilo ya que, con la cuarentena, la gente pasa más tiempo encerrada en sus casas, con menos co Fuente: Archivo
Hugo Alconada Mon
(0)
19 de agosto de 2020  • 09:30

Un inglés, colorado, en México . Es Ioan Grillo. Dos décadas atrás aterrizó en el Distrito Federal y, poco a poco, investigación tras investigación, se convirtió en referencia obligada para conocer a los narcos , sus negocios y sus crímenes . Una realidad sangrienta y compleja que pocos académicos comprenden, remarca, desde sus torres de marfil.

Las drogas, explica, son apenas una de las muchas aristas de los carteles, que en tiempos de Covid-19 redoblan su faceta social y hasta se encargan de controlar la cuarentena en sus comunidades. Tanto es así, que Grillo los define como "los ganadores del coronavirus ", con ramificaciones que se esparcen de Estados Unidos a la Argentina.

Los narcos "siempre están a la búsqueda de nuevos negocios", dice. Y ese es el problema, según el autor de dos libros multipremiados que hasta el israelí Yuval Noah Harari recomienda, Porque Grillo avizora un horizonte complicado. "Con la pandemia, viviremos otra crisis económica muy fuerte que provocará más crímenes".

-¿Por qué afirma que los carteles de la droga aparecen entre los ganadores del Covid-19?

-Porque bajó el consumo de ciertas drogas en Estados Unidos, como la cocaína, porque hay menos fiestas, discotecas y antros abiertos, pero se registró un aumento en otras drogas, incluyendo opioides y fentanilo ya que, con la cuarentena, la gente pasa más tiempo encerrada en sus casas, con menos contacto social, y eso empeora los problemas psicológicos de muchos, además de la angustia que muchos afrontan por la muerte de los seres queridos. Y segundo, porque aunque mermaron otros negocios de los carteles como el tráfico humano a través de la frontera, pagándole a los "coyotes" o "polleros", los narcos han aprovechado la oportunidad para afirmar sus bases en la sociedad.

-¿Cómo es eso?

-Despliegan una presencia social muy fuerte, basados en "el palo y la zanahoria". En distintas comunidades están regalando "despensas", bolsas con arroz, jabón, harina y otros productos de la canasta básica. Fui a un pueblito, por ejemplo, donde miembros de "Mi Familia Michoacana" repartían estas "despensas", con los sellos de sus grupos, vi cómo grabaron sus acciones, incluso con drones, y luego las subieron a las redes sociales. Lo mismo hacen los carteles de Jalisco, de Sinaloa, del Golfo y los Viagras, entre otros. ¿Para qué lo hacen? Por una cuestión de pantalla, de imagen. Quieren mostrar que son buenos de la misma manera que los ricos y los cantantes pop. Pero también tiene un impacto directo en la compra de apoyo. Lo ves en Sinaloa, que es la cuna del narcotráfico en México como Sicilia lo es de la mafia italiana. En Sinaloa siempre ha funcionado con apoyo de las comunidades, por lo que si llega el Ejército, los pobladores les avisan a los narcos, trabajan para ellos como "halcones", que así les dicen. Y si necesitan esconder drogas o armas o lo que sea, la gente del lugar les prestará escondites. Y cuando quieren reclutar gente como sicarios o traficantes, estas comunidades se prestan.

-Esa es la zanahoria. ¿Y "el palo"?

-Ahorita, los narcos se encargan de reforzar la cuarentena en ciertas comunidades. En Sinaloa, los narcos filmaron cuando le pegaron a alguien con un palo que tenía grabado "Covid", mientras que en Guerrero desplegaron a los suyos en las calles para golpear a quienes rompían la cuarentena, además de poner carteles en la vía pública diciendo "Estamos en cuarentena. Si sales a la calle, no queremos desmadres". Así que los narcos sí están en las calles, pero quieren imponerle la ley al resto. Si atrapan a un supuesto violador o ladrón, delitos que consideran "antisociales", se encargan del castigo. En el estado de México, miembros de "La Familia Michoacana" hicieron que un Pitbull le comiera los genitales a un supuesto violador, lo filmaron y subieron a Internet. Es su forma, dicen, "de proteger a la comunidad", del mismo modo que aplican toques de queda en varias comunidades.

-¿Por qué asumen ese rol?

-A veces prefieren que no haya civiles en las calles para saber quiénes deambulan por el territorio que controlan: si son rivales que están entrando o si son policías. Pero si vamos más allá, y me preguntas qué pasa en México, mi respuesta sería que cuando tienes mucha impunidad y el 90% de los asesinatos no se castiga, eso da espacio para los carteles. Y aquí entra un debate académico sobre qué significa un cartel en México. ¿Es una forma de Estado en las sombras? ¿Es una forma de poder alterno? Yo me inclino por esa: Estado y narcos se complementan.

-¿Y dónde está el Estado formal? Si no asume su rol social, no monopoliza el uso de la fuerza, ni se encarga de la represión del delito, los carteles llenan esos vacíos.

-Sí, claro, aunque cuando los narcos controlan un territorio en México no puede equipararse a cuando el Estado Islámico lo controla e impone la religión, define qué se enseña en las escuelas y le importa controlar la estructura. El narco no es así. ¿Vio el video reciente del cartel Jalisco Nueva Generación, con sus armas y camionetas? Los narcos representan una amenaza muy fuerte al Estado, pero no les importa imponer una ideología, sino que prefieren un control a medias, que les permite controlar negocios y obtener dinero. Pocos académicos lo entienden.

-Usted alertó que algunos carteles han comenzado a expandirse a otros negocios como la minería ilegal, porque "el oro es la nueva cocaína". ¿La cuarentena acentuó la diversificación?

-Buena pregunta. En la cuestión de los negocios, los carteles tienen un portfolio desde hace años. Ya no son solo carteles de la droga, sino de crímenes: extorsiones, secuestros, minería, piratería, robo de combustibles, tráfico de inmigrantes y trata de personas, y con la pandemia hemos detectado que al principio de la cuarentena se redujo la venta de nafta robada, que aquí se le llama el "huachicol", porque la gente no se estaba moviendo en sus autos. Pero siempre están a la búsqueda de nuevos negocios.

-¿Cómo transportan las drogas ilegales en plena cuarentena, si hay menos autos, aviones y barcos circulando, lo que incrementa el riesgo de llamar la atención?

-El negocio del transporte de drogas de México a Estados Unidos , que es el principal de los carteles, se da por varias formas a lo largo de una frontera de 3000 kilómetros, desde el Pacífico hasta el Golfo de México, y en la que hay varias entradas principales. En algunos casos, pasan la droga a través del desierto. Llegan a tirarla con resortes enormes, la pasan escalando el muro y recurren a personas que cargan mochilas, pero todo eso no es para las drogas más rentables. Lo hacen con drogas de menos valor, como la marihuana. Las de más valor, como la cocaína, heroína, metanfetamina y fentanilo, las trafican más en autos y camiones que pasan por los carriles oficiales en los puntos principales de paso, como Tijuana, Ciudad Juárez, Nueva Laredo y Matamoros porque es la forma más eficaz de mover la droga. ¿Cómo funciona? Recurren a los "clavos", que son las partes secretas donde esconden las drogas, a veces incluso dentro de camiones enormes, y que incluyen varias trabas sucesivas para acceder, como cerrar la puerta, subir el aire [acondicionado] y presionar un botón. Incluso hay ocasiones en las que para recuperarla tienes que abrir la carrocería con soplete. Entonces, incluso durante la pandemia, cuando la circulación por los pasos fronterizos se restringe a los "esenciales", hay un número limitado de personal chequeando los autos. Por eso, cuando detectan un auto con drogas, el personal aduanero se ocupa de ese auto mientras pasa más drogas. Pandemia o no pandemia, el tráfico no es parable con la tecnología que tienen ahorita.

-Mirando hacia delante, ¿qué le preocupa más de estos carteles?

-En México convivimos con demasiada violencia. Hablamos de 35.000 homicidios por año, además de los secuestros. Tengo 20 años cubriendo esta guerra, pero cuando hace unos diez años la vi escalar fuertemente, temí que llevara al colapso del país. Al final, no colapsó, sino que convive con esto. La narcofosa más grande de cadáveres que se ha encontrado abarca más de 250 cuerpos en el estado de Veracruz, al lado de un fraccionamiento de familias de clase media. Llegué mientras sacaban los cuerpos y se esparcía el olor a carne humana en descomposición, y los vecinos reclamaban por el olor, pero no por la narcofosa. Raro, ¿no? Es parte de la razón por la que México está estancado. Ahora, con la pandemia, viviremos otra crisis económica muy fuerte y eso hará que haya más secuestros, más extorsión, más crímenes. Pero al mismo tiempo, la clase humilde en México tiene una manera de resistir, de seguir adelante, que evita que el país colapse.

-¿Hay alguna pregunta que no le haya planteado y quiera abordar?

-[Calla unos segundos] Pues un tema interesante en México para los argentinos fue la presencia de Diego Maradona como técnico del Dorados, de Sinaloa. Sería interesante analizar cuánto ganó durante esa temporada, cómo se le pagó y de dónde salió el dinero.

¿Quién es Ioan Grillo?

Nacido en 1973, en Brighton, Inglaterra, se graduó en Historia y Ciencias Políticas por la Universidad de Kent, para luego dedicarse al periodismo.

En 2000 se radicó en México; un año después comenzó a reportar sobre el narcotráfico para los principales medios del mundo: The New York Times, la CNN y la BBC, The Guardian, Al Jazeera, France 24, CNN, Time Magazine y Associated Press.

Escribió los libros "El Narco. En el corazón de la insurgencia criminal mexicana" y "Caudillos del Crimen. De la Guerra Fría a las narcoguerras"; ambos fueron seleccionados entre los mejores en sus respectivos años de publicación

Entre otros premios y reconocimientos obtuvo el Peabody Award, el Edward R. Murrow Award y el galardón de la Asociaciones Estadounidense de Periodistas y Editores de Economía

Recomendaciones para el tiempo libre

-Dado que millones de argentinos deben permanecer en sus casas desde hace meses, ¿qué libros, películas, música u otra actividad les recomienda para distraerse o "aprovechar" el tiempo? ¿Qué hace usted en su tiempo libre?

-Un escritor que me gusta mucho es Yuval Noah Harari. Sus tres libros son excelentes. De películas, una mexicana que es muy interesante es "Ya no estoy aquí" [de Fernando Frías de la Parra], sobre un joven durante la época de violencia en Monterrey que es testigo de un asesinato y que huye hacia Estados Unidos. Está muy bien realizada. Y en mi caso, terminé mi tercer libro, que ahora está en su edición, y por eso, ahora, al fin estoy durmiendo [carcajadas].

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.