Jenni Lee, la estrella porno que hoy vive como indigente en los túneles de Las Vegas

La mujer fue descubierta de casualidad por un documentalista holandés
La mujer fue descubierta de casualidad por un documentalista holandés
(0)
21 de agosto de 2019  • 20:53

Jenni Lee fue una estrella de películas porno que todavía hoy se encuentra entre las mejores actrices de ese tipo de films, según un ranking que elaboran los usuarios de un famoso sitio web de esa industria. Pero Jenni, alejada de los sets de filmación, y con su nombre real, Stephanie Sadorra, vive hoy como una sin techo más en los pasajes subterráneos de Las Vegas, en Estados Unidos.

Jenni fue encontrada, por casualidad, cuando un programa de la televisión holandesa hacía un documental sobre el sistema de túneles subterráneos que existen en la llamada "ciudad del pecado", construidos para protegerla de inundaciones repentinas.

Jenni, ahora Stephanie Sadorra, dice ser feliz sin los lujos de la superficie que tenía antaño
Jenni, ahora Stephanie Sadorra, dice ser feliz sin los lujos de la superficie que tenía antaño

En ese laberinto bajo tierra de más de 320 kilómetros que habitan de manera precaria unas 1000 personas, integrantes del programa Ewout & del canal holandés RTL 5 encontraron a la exactriz de películas para adultos.

Allí, con un aspecto muy diferente al de sus tiempos de estrella -a cara lavada, con el pelo recogido y la dentadura algo deteriorada-, Stephanie le mostraba sus modestas pertenencias a su entrevistador.

Fue una estrella porno, y ahora vive en un túnel - Fuente: Youtube

02:46
Video

En el momento en que el documentalista le preguntó acerca de su trabajo antes de vivir en los túneles, Stephanie contó que trabajaba "en pornografía, como actriz". Con un tono lento y algo de timidez, la mujer, que hoy tiene 36 años, agregó: "En realidad, me hice muy famosa. Solía estar bastante buena".

"Todavía debo estar entre las 100 mejores en alguna lista en alguna parte", dijo luego Stephanie, que no está muy lejos de la realidad en ese sentido. Jenni Lee todavía figura en el número 119 de las mejores actrices porno del mundo, y en un famoso sitio web de pornografía su canal aún tiene unos 45.000 suscriptores.

Un documentalista holandés se encontró con la actriz y no la reconoció: "Yo solía estar buena", le dijo ella
Un documentalista holandés se encontró con la actriz y no la reconoció: "Yo solía estar buena", le dijo ella

De Penthouse a la vida subterránea

Stephanie Sadorra nació en el estado de Tennesse en 1982. Comenzó a trabajar como modelo a los 19 años y a los 21 hizo su debut como Jenni Lee y como actriz pornográfica, donde alcanzó una estatura de estrella, y su fama llegó a revistas como Hustler y Penthouse.

Su última película en la industria la hizo en 2016, y se llamó Horny Housewives 4. A partir de ahí, no se supo más de su vida como artista.

A pesar de que parece que su vida luego de eso fue cuesta abajo, y terminó en un lugar terrible bajo la tierra, la mujer asegura que vive feliz con los demás habitantes de ese mundo subterráneo.

Jenni Lee filmó su última película en 2016: Horny Houwives 4
Jenni Lee filmó su última película en 2016: Horny Houwives 4

"No es tan difícil como se podría pensar -señaló Jenni al documentalista-. Todos son buenos el uno con el otro, algo que no suele pasar (en la vida de la superficie)". La actriz contó que era feliz allí, y que tenía "todo lo necesario". También dijo que "las dificultades crean camaradería".

"No tengo agua potable, pero me gusta estar acá", señaló la mujer en el documental.

Jenni Lee comenzó en la industria pornográfica a los 21 años y hoy tiene 36
Jenni Lee comenzó en la industria pornográfica a los 21 años y hoy tiene 36 Crédito: Facebook

En el lugar donde vive Stephanie la gente vive con sus carpas. Algunos habitan ahí hace años, según dice el documental. Pero el lugar puede tornarse peligroso cuando el agua llega a los túneles producto de alguna inundación.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.