Jueza y ecologista: Grecia eligió a la primera presidenta de su historia

Katerina Sakellaropoulou es abogada y defendió los derechos de los refugiados, las minorías y las libertades civiles
Katerina Sakellaropoulou es abogada y defendió los derechos de los refugiados, las minorías y las libertades civiles Fuente: AP
(0)
22 de enero de 2020  • 08:31

ATENAS.- Grecia eligió a Katerina Sakellaropoulou como la nueva jefa de Estado y se convirtió en la primera mujer en llegar a la presidencia del estado heleno.

En el habitualmente fragmentado mundo de la política griega, la candidata del partido oficialista Nueva Democracia fue respaldada por los partidos de la oposición, incluyendo el izquierdista Syriza del exprimer ministro Alexis Tsipras, que perdió el poder en las elecciones del pasado mes de julio, y del movimiento de centroizquierda Kinal. En total, la magistrada fue respaldada por 261 de los 300 miembros del Parlamento.

"Siempre ha trabajado con firmeza en favor de la justicia, la protección de los derechos individuales y la neutralidad religiosa del Estado. Su elección recompensará los valores progresistas que defendió como juez", elogió Alexis Tsipras, ahora líder de la oposición de izquierda.

A pesar de que Sakellaropoulou se convirtió en la primera mujer griega en acceder al cargo de presidente, que ocupará por cinco años, el mismo es un espacio en gran medida ceremonial. A modo de ejemplo, la presidenta, según la Constitución, puede declarar una guerra, pero siempre bajo la supervisión del gobierno.

Grecia es una república parlamenteria y ubica en la figura del primer ministro, hoy Kyriakos Mitsotakis, las principales funciones de gobierno.

¿Quién es Katerina Sakellaropoulou?

Katerina Sakellaropoulou, de 64 años, ya abrió camino cuando se convirtió en la primera mujer en dirigir en octubre de 2018 el Consejo de Estado, el máximo tribunal administrativo de Grecia, durante el gobierno del primer ministro de la época, Alexis Tsipras.

Graduada en derecho constitucional y derecho medioambiental en Atenas y París, esta jueza defendió los derechos de los refugiados, las minorías y las libertades civiles.

Divorciada, vive en el centro de Atenas y tiene una presencia activa en las redes sociales, habiendo escrito numerosos artículos sobre la protección del medio ambiente. Preside una sociedad sobre derecho medioambiental y es una gran amante de los gatos.

Apenas apareció su nombre entre los candidatos, por boca de Mitsotakis, la candidata obtuvo de inmediato el consenso general en una sociedad muy patriarcal, que se sitúa por detrás de algunos países europeos en materia de paridad. Sin ir más lejos, el primer ministro que la propuso para el cargo fue criticado porque sólo nombró dos mujeres ministras en su gobierno.

Fuentes AP, AFP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.