Kim, un líder inteligente, brillante y despiadado que incluyó en las purgas a su familia

Kim Jong-un fue un paso más allá respecto de su abuelo y y de su padre y en las purgas incluyó a su tío y a su medio hermano, ambos asesinados
Kim Jong-un fue un paso más allá respecto de su abuelo y y de su padre y en las purgas incluyó a su tío y a su medio hermano, ambos asesinados Fuente: Reuters
(0)
27 de febrero de 2019  • 15:44

SEÚL- El misterioso e impredecible líder norcoreano Kim Jong-un no tendría la menor intención de desprenderse de su arsenal nuclear, esa poderosa herramienta que le garantiza influencia internacional y autoridad en su país, según reveló en una entrevista el más alto diplomático que haya desertado de Corea del Norte en muchos años.

El exfuncionario se llama Thae Yong-ho y ocupó cargos en las embajadas norcoreanas en Dinamarca, Suecia y Gran Bretaña, antes de escapar riesgosamente de su país junto a su esposa y sus dos hijos. Actualmente, Thae vive bajo amenaza de muerte y secuestro, cuenta con la protección del gobierno de Corea del Sur y se mueve por Seúl con la cara cubierta por anteojos de sol y un sombrero calado hasta las cejas.

Antiguo miembro de la élite política norcoreana, la educación que Thae recibió sobre Occidente se limitaba a películas como La novicia rebelde y libros sobre los excesos de la burguesía. Ya diplomático, se desilusionó con Kim y decidió buscar libertad y oportunidades para sus hijos, un sentimiento que, según señala, es cada vez más extendido entre las élites de su país.

Antes de la cumbre de esta semana entre Donald Trump y Kim en Hanoi, Vietnam, donde se espera que ambos mandatarios discutan el tema de la desnuclearización, Thae fue entrevistado por Jane Perlez, jefa de la corresponsalía de The New York Times en Pekín. Thae, que es autor de un libro y ha testificado ante el Congreso de Estados Unidos, habla inglés fluidamente.

-¿Cómo describiría a Kim Jong-un? ¿Es astuto, impetuoso o un nene malcriado?

-Creo que una descripción correcta sería decir que es un tipo inteligente y brillante, pero despiadado. Su abuelo Kim Il-sung y su padre Kim Jong-il hicieron purgas de mucha gente, pero nunca mandaron matar a miembros de su propia familia. Kim Jong-un mató a su tío y a su medio hermano. Son cosas realmente sin precedentes en la familia Kim.

-¿Por qué Kim se sentía tan amenazado por su tío, Jang Song-thaek, el funcionario a cargo de la Comisión Nacional de Defensa?

-Kim le tenía mucho miedo a su tío y su sola existencia lo hacía sentir amenazado. De un día para otro, todos los subalternos de Jang Song-thaek fueron arrestados, y a los que ocupaban los cargos más altos del organismo los fusilaron de inmediato. Todas las familias de los cientos de funcionarios del organismo fueron expulsadas de Pyongyang hacia zonas rurales, y todo eso ocurrió en el lapso de apenas una semana.

-¿Kim piensa seriamente desmantelar su arsenal nuclear o se reúne con Trump simplemente por vanidad o para asegurarse la continuidad de la dinastía familiar?

-Lo hace solamente para preservar a su familia. El principal objetivo de reunirse con Trump es ganar tiempo. En segundo lugar, obtener un alivio de las sanciones comerciales. En definitiva, lo que quiere es el estatus que trae aparejado ser una potencia nuclear.

-¿Para quién constituyen una mayor amenaza esas armas nucleares de Corea del Norte?

-Kim quiere la continuidad de su dictadura y de su dinastía. Y para tener controlada a la sociedad norcoreana, hay que hacer que Corea del Sur le tenga miedo a Corea del Norte. La existencia misma de Corea del Sur implica una amenaza directa al régimen norcoreano. Kim quiere asegurarse de que Corea del Sur se quede en territorio surcoreano y que no lo extienda. Ese es su primer objetivo. También quiere que sus fuerzas militares estén a la par de las surcoreanas, pero sabe que Corea del Norte no puede permitirse comprar tanques y armas de última generación. Kim sabe que ese equilibrio de fuerzas ahora está cambiando desfavorablemente para su país, así que las armas nucleares son su única manera de mantener ese equilibrio.

Los militares y el arsenal nuclear son la base de poder que sostiene a la dinastía Kim en Corea del Norte
Los militares y el arsenal nuclear son la base de poder que sostiene a la dinastía Kim en Corea del Norte Fuente: AP

-¿O sea que esas armas no solo son importantes en términos militares, sino también como una herramienta política para mantener cohesionada a la sociedad norcoreana?

-Así es. Kim necesita un elemento aglutinante para unir a Corea del Norte en torno a su persona. La economía norcoreana es un fracaso. El Estado de bienestar norcoreano es un fracaso. El pueblo norcoreano ya no cree ni en el sistema ni en la ideología de Corea del Norte. Por lo tanto, Kim necesita las armas nucleares para justificar todos los problemas actuales que atraviesa su país. Los diarios norcoreanos, por ejemplo, le están inculcando a la gente que Corea del Norte es un país pobre. ¿Por qué? Porque Corea del Norte tiene que gastar mucho dinero en su desarrollo nuclear, y porque gracias a ese desarrollo nuclear, Corea del Norte se ha convertido en una superpotencia mundial. Esa es un claro intento de justificar el fracaso económico del país.

-La India y Paquistán mantienen su arsenal nuclear y han actuado con responsabilidad. ¿Se puede confiar del mismo modo en Corea del Norte en cuanto a la proliferación de armas nucleares?

-Si Estados Unidos –Trump– no le concede un alivio de las sanciones comerciales, Kim es capaz de cualquier cosa. En su discurso de Año Nuevo intento clarificarlo: dijo que ya no produciría más armas, que no realizaría nuevas pruebas y que no habría proliferación de armas nucleares. Pero dio señales de que si sus demandas no eran atendidas buscaría otro camino.

-¿Y cuál sería ese camino?

-Para sobrevivir, podría vender su tecnología nuclear.

-¿Quién compraría la tecnología nuclear norcoreana?

-Potenciales compradores son los que sobran. Irán, por ejemplo. Como Irán está bajo un fuerte escrutinio internacional, le sería muy difícil producir material nuclear. Pero lo que sí tiene Irán es dinero para comprar armas nucleares ya fabricadas. ¿Y quién detectaría una venta de ese tipo entre Irán y Corea del Norte?

-¿Para qué usaría Kim ese dinero? ¿Para mejorar la vida de la gente?

-Tal vez invierta una parte en el desarrollo económico del país, y tal vez actualizaría su arsenal nuclear. Kim sabe perfectamente que si no mejora la calidad de vida del pueblo norcoreano sus días están contados. Lo cierto es que le gustaría hacer algo, para demostrarle a la gente que él realmente puede resolver sus problemas.

-Al decir que los días de Kim podrían estar contados, ¿usted vislumbra la posibilidad de un golpe?

-Estructuralmente es imposible, ya que Kim ha tendido una exhaustiva red de vigilancia sobre los altos funcionarios que lo rodean. Todos los altos funcionarios del mismo rango, por ejemplo, deben vivir en el mismo edificio de departamentos. No eligen donde vivir, sino que viven colectivamente. Tampoco se les permite pasar tiempo a solas con sus amigos. Les aseguro que el sistema de control norcoreano es realmente inimaginable.

-Sobre los integrantes de la élite norcoreana pesan sanciones de Estados Unidos y el mundo. Ahora, el acercamiento con Trump les abre una puerta muy tentadora. ¿Cómo es la vida actualmente para ellos? ¿Cómo es el ánimo entre las élites?

-Hoy por hoy tanto la élite norcoreana como la sociedad misma son un dilema. Corea del Norte está cambiando. Tanto el capitalismo como la economía de mercado son conceptos que se están difundiendo a toda velocidad en el país. Ahora cada cual quiere resolver por su cuenta el tema de su subsistencia cotidiana. Ya no creen en el así llamado liderazgo. No tienen la libertad de viajar al extranjero. No tienen la libertad de tener su propio auto. Los funcionarios de alto rango pueden usar un auto que les proporciona el gobierno, pero sus hijos no pueden usarlo. Son privilegiados, pero son privilegios acotados.

-¿Escuchó a alguien decir "hay que sacar a Kim"?

-No escuché nada como eso porque en Corea del Norte esas cosas no se las podés decir a nadie, ni a tu esposa. Así que los norcoreanos no abren la boca, pero cuando uno vive ahí se da cuenta de que lo que piensan realmente es eso.

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.