La criptoestafa que nació en Ucrania y llegó hasta el conurbano bonaerense

El Mandarin Plaza en Kiev, desde se organizó la criptoestafa
El Mandarin Plaza en Kiev, desde se organizó la criptoestafa
Iván Ruiz
(0)
4 de marzo de 2020  • 11:57

Los lujosos autos se acomodan en el estacionamiento del exclusivo centro comercial Mandarin Plaza de Kiev, Ucrania, mientras sus dueños presumen en tiendas de joyas y ropa de diseño. Pero el producto más rentable está escondido en los pisos superiores de ese edificio, protegido por guardias armados y en vigilancia de cámaras de seguridad.

Sentados codo a codo bajo luces fluorescentes, un ejército multilingüe de empleados de un call-center le venden al mundo entero un sueño: hacerse rico sin trabajar. Un engaño con la compra de criptomonedas y otros productos financieros que nació en Ucrania , pero que atravesó el planeta hasta llegar, incluso, al conurbano bonaerense.

Documentos entregados al diario sueco Dagens Nyheter y a Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) -compartidos con LA NACION- exponen el funcionamiento interno del fraude que desarrolló Milton Group: una estafa que usa las redes sociales para operar a escala global con 180 víctimas reconocidas y otras 1000 personas involucradas.

"Los conocí por Facebook. Entré a Kriptonita [una aplicación], probé con una simulación para invertir y gané bastante plata. Dejé los datos y enseguida me llamaron para preguntarme si quería invertir. Al principio no me pedían mucho: 200 o 300 dólares. Te decían que una vez que ponías la plata, el dinero se reproducía solo y uno podía dejar de trabajar", relata Esfrain Vargas, un albañil que vive en la localidad de Burzaco.

LA NACION recibió los nombres de cuatro argentinos que aparecen en la base de datos del Milton Group. Sandro Ortiz, un pastelero que vive en el norte del conurbano dijo haber comprado "unos pocos dólares" que todavía están dentro de su cuenta en la aplicación manejada por el Milton Group, un reclamo que por ahora no tuvo respuesta en decenas de países en el mundo.

"Hasta el día de hoy nunca tuve problemas con Kriptonita. Espero que cuando reclame el dinero, me lo devuelvan", dijo Ortiz, sorprendido ante la consulta de LA NACION sobre una posible estafa virtual. "La cuenta está activa y mis dólares están ahí adentro", remarca.

El mecanismo

Las historias son sorprendentemente similares. Muchas víctimas tuvieron contacto por primera vez con la estafa a través de anuncios de Facebook que prometían ganancias extraordinarias. Después de ingresar sus datos de contacto para obtener más información, eran inundadas de llamadas de vendedores que los presionaban. Les decían que tenían que hacer una pequeña "inversión", que rápidamente arrojaría ganancias impresionantes, pero que en realidad eran falsas. Las solicitudes para retirar la totalidad de los fondos entregados nunca fueron atendidas.

Los más afectados fueron quienes quedaron presos de los "especialistas" del centro de llamadas, cuyo trabajo consistía en inventarse nuevas formas de sacarle más dinero a las víctimas, incluso a través de presión psicológica. Algunos usuarios fueron hostigados para pedir préstamos, amenazados con cartas ficticias de reguladores financieros del Reino Unido exigiendo impuestos, o contactados por abogados falsos que ofrecían ayudarlos a recuperar su dinero, a cambio de una cuota extra, según pudieron reconstruir periodistas de 21 países.

"Me decían que me llamaban desde Estados Unidos, me hablaban en inglés y yo no entendía nada. Me pidieron mi número de tarjeta de crédito, mi número de cuenta bancaria y me hicieron instalar una aplicación en mi teléfono. Todo me pareció muy raro, por eso nunca puse ni un peso", recuerda Vargas sobre su experiencia durante el año pasado.

Como ocurrió en su caso, las situaciones más extremas ocurrieron cuando los especialistas del Milton Group convencieron a las víctimas de instalar un software en sus computadores que abrió la puerta para que los estafadores controlaran sus equipos de forma remota y así robar dinero. Algunos perdieron más de 200.000 dólares.

La oficina de Milton en el Mandarin Plaza
La oficina de Milton en el Mandarin Plaza

Las víctimas, engañadas con nombres y direcciones extranjeras, y con promesas de altísimas ganancias, creyeron que estaban hablando por teléfono con un negocio de inversión legítimo con sede en Europa. No sospechaban que las personas al otro extremo de la línea eran en su mayoría jóvenes ucranianos o inmigrantes de Medio Oriente y África con base en Kiev.

Los bitcoins

Después de los dólares, la excusa fueron los bitcoins . "Después que compré los dólares empezaron a llamarme hasta dos veces por semana para que me metiera con los bitcoins. Me decían que en enero había una fecha límite, que los bitcoins iban a pegar un salto muy grande y que era una buena oportunidad porque si compraba iba a ganar mucha pero mucha plata", explica Ortíz.

"Ellos me insistían, pero no había forma de que llegara al mínimo para invertir, que eran como 3000 dólares. Imaginate, yo soy pastelero, no es tan fácil juntar toda esa plata. Entonces me ofrecían todo el tiempo la posibilidad de asociarme con alguna otra persona para llegar al mínimo, pero por suerte lo rechacé", recuerda Ortíz.

El fraude a escala global realizado por el Milton Group es parte de una ola de estafas impulsadas desde call-centers que se extendieron por el mundo en los últimos años, seduciendo víctimas con el atractivo de ganar dinero rápido. Se aplican con las víctimas métodos como opciones binarias (apostando a que los precios suban o bajen), intercambios de divisas y, más recientemente, la adquisición de criptomonedas como los bitcoins.

El presidente de Milton Group es Jacob Keselman, quien se describe a sí mismo como "el lobo de Kiev" en su cuenta de Instagram, en alusión a El lobo de Wall Street, una película sobre un famoso estafador. Los perfiles de Keselman en redes sociales están llenos de fotos de autos de lujo, vacaciones por el mundo y también armas. Una imagen lo muestra trabajando en una habitación con una vista de la Torre Eiffel, en París, bajo una leyenda: "El que ama su trabajo es realmente feliz"

Los periodistas de OCCRP no pudieron obtener información oficial sobre la nacionalidad de Keselman, pero en su perfil de LinkedIn escribe que su idioma nativo es el ruso, que asistió a la universidad en Kiev (Ucrania) y que tuvo dos empleos en ventas en Israel antes de unirse al Milton Group.

Ante la consulta de los periodistas, Keselman negó que Milton Group haya estafado y dijo que la compañía sólo brindaba soporte informático a firmas financieras. "Ya sabes cómo funciona, la inversión y las marcas de intercambio de divisas... muchos clientes pierden dinero porque no entienden cómo funciona", remató.

La investigación llamada "Fraud Factory" ha sido posible gracias a la colaboración de los siguientes medios: LA NACION, Dagens Nyheter (Suecia), OCCRP, Helsingin Sanomat (Finlandia), VG (Noruega), Politiken (Dinamarca), McClatchy y Miami Herald (Estados Unidos), The Guardian (Reino Unido y Australia), Slidstvo.Info (Ucrania), Ostro (Eslovenia y Croacia), IRPI y La Stampa (Italia), KRIK (Serbia), Investigace.cz (República Checa), Direkt36 (Hungría), Times of Israel, Investigatívne centrum Jána Kuciaka (Eslovaquia), RISE Project (Rumania), Plan V (Ecuador), Revista Semana (Colombia). Aristegui Noticias (México), Convoca (Perú), CIPER (Chile) y El Confidencial (España).

Por: Iván Ruiz

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.