La era post-Merkel: por qué los aspirantes a sucederla no despiertan entusiasmo en Alemania