La eurozona recupera el nivel previo a la crisis

Logró superar las cifras económicas de 2008
Luisa Corradini
(0)
30 de abril de 2016  

PARÍS.- Luego de ocho años de turbulencias financieras y una paralización casi completa de la economía, la eurozona superó por primera vez sus niveles previos a la crisis de 2008 y comenzó el año sobrepasando a Gran Bretaña e, incluso, a Estados Unidos.

La economía de los 19 países del euro creció globalmente 0,6% en el primer trimestre, empujada por una sorpresiva y robusta performance de Francia.

Las cifras, publicadas ayer por Eurostat, el instituto de estadísticas de la Unión Europea (UE), muestran que el grupo de países de la moneda única crece al mayor ritmo desde comienzos de 2015, registrando mejores resultados que el conjunto de los 28 países del bloque desde 2011, que logró crecer sólo 0,5%.

"No hay dudas de que la eurozona se está beneficiando con la ventajosa política monetaria decidida por el Banco Central Europeo (BCE) y que las condiciones fiscales son mucho más benignas ahora que desde 2011", comentó Howard Archer, analista de IHS Global.

Los expertos habían previsto un crecimiento de 0,4% en la eurozona. Es decir, un aumento de un escaso decimal comparado con el 0,3% registrado en el último trimestre de 2015.

Hoy afirman que la mejora es resultado de una mayor demanda interna, e incluso advierten también mejorías en los niveles de inversión.

"La recuperación no se limita al consumo privado, que sigue siendo fuerte. Ahora estamos llegando a un punto de inflexión, donde la actividad se está transformando en inversión", precisa el economista francés Philippe Dessertine.

Si bien las primeras estimaciones publicadas para la eurozona y el total de la UE no permiten conocer las performances logradas por cada país, las estadísticas conocidas ayer en Francia mostraron que la segunda economía del bloque participó en forma consistente en esta recuperación.

Divina sorpresa, no sólo para los economistas franceses, sino también, sobre todo, para el presidente François Hollande, el país creció 0,5% en el primer trimestre de este año. Un resultado que, en el peor momento de su quinquenio, con apenas 19% de opiniones favorables, permite al mandatario socialista volver a creer en sus posibilidades de ser candidato a su propia sucesión en 2017.

Según el Insee, el instituto nacional francés de estadísticas, el país registró el mayor aumento de gastos domésticos desde 2004, y también creció la inversión.

Pero, si bien esos buenos resultados aumentarán la confianza en la región, los problemas perduran, incluyendo la ausencia de inflación: el índice de precios al consumo (IPC) cayó a un ritmo anualizado de 0,2%.

El otro problema es el desempleo, que en la eurozona se mantiene en dos dígitos, aun cuando retrocedió de 10,4% en febrero a 10,2% en marzo.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.