La infanta Cristina, cada vez más complicada en un caso de corrupción

Un ex socio de Iñaki Urdangarin dijo ante la justicia que la hija del rey tomaba decisiones del Instituto Nóos
Adrián Sack
(0)
17 de febrero de 2013  

MADRID.- La infanta Cristina de Borbón, hija del rey Juan Carlos I, parece cada día más complicada en el caso de malversación de fondos públicos por el que está procesado su marido, Iñaki Urdangarin.

De acuerdo con otro de los acusados, Cristina participó directamente en la trama de corrupción por seis millones de euros.

El golpe judicial, que dañó aún más la deteriorada imagen de la corona española, fue asestado ayer por Diego Torres, ex socio del duque de Palma en la conducción del Instituto Nóos, una entidad benéfica que la justicia investiga por haber actuado supuestamente como "pantalla" para blanquear el dinero supuestamente malversado.

El empresario afirmó, en el Juzgado de Instrucción N° 3 de Palma de Mallorca, que el yerno del rey no actuó por su exclusiva cuenta en Nóos, tal como la defensa de Urdangarin señaló en numerosas ocasiones, sino que sus decisiones contaban con la complacencia y el apoyo del Palacio de la Zarzuela.

"En el Instituto tomaban las decisiones los cinco miembros de la junta directiva, incluida la infanta Cristina", disparó Torres, quien trabajó junto con Urdangarin entre 2004 y 2006, tras haber sido su profesor en la escuela de negocios Esade.

Torres, hoy fuertemente enfrentado en una guerra de acusaciones con el duque de Palma, también señaló en su declaración indagatoria la presunta complicidad de la corona en la trama. "Todo lo que hacíamos lo hacíamos con el consentimiento de la casa real", aseguró.

Pero las estocadas de Torres no se limitaron a involucrar a la hija del rey en la causa. En uno de los pasajes más duros de su comparecencia de siete horas ante el juez José Castro, el profesor afirmó que habría sido sobornado por la defensa de Urdangarin para que aceptara la culpabilidad en el caso que socava la credibilidad y el prestigio de la monarquía española. Según Torres, el abogado del duque de Palma, Mario Pascual Vives, le prometió que "no le faltaría ni trabajo ni dinero" si accedía a que el fallo recayera exclusivamente sobre sus espaldas.

El ex socio de Urdangarin profundizó así, una vez más, sus profundas diferencias con el yerno del jefe del Estado español, que ya habían quedado en evidencia a fines de enero, cuando rechazó toda negociación posible con el esposo de la infanta Cristina para asumir el pago de una fianza compartida por 8,1 millones de euros.

El enfrentamiento surgió luego de que Urdangarin, en su primera comparecencia ante el juez Castro, en febrero del año pasado, había acusado a Torres de ser el verdadero "cerebro" del Instituto Nóos. Ante esta pretensión del duque de transferirle toda la responsabilidad del escándalo de corrupción, el empresario contraatacó con la amenaza de revelar una serie de mailsen su poder, que, en opinión de su abogados, podría poner en serios aprietos a la monarquía.

El contenido de estos correos electrónicos, muchos de ellos con menciones explícitas y comprometedoras sobre la labor de Urdangarin en Nóos, fue filtrado parcialmente y en entregas por la defensa de Torres en los últimos meses. Algunos de estos mensajes revelaban el presunto conocimiento del rey sobre los intentos de Urdangarin de seguir trabajando en fundaciones luego de su partida de Nóos, en 2006, o datos que dan cuenta de la profundidad del vínculo entre el monarca y su supuesta amante alemana, la princesa Corinna Sayn-Wittgenstein.

De hecho, en la declaración de ayer, Torres exhibió cinco de estos mensajes, en los que la noble germana también aparece salpicada por la polémica. En uno de esos mails, se deja constancia de que Sayn-Wittgenstein habría intentado ubicar a Urdangarin en otra fundación internacional "con un buen salario". En esta serie también se reflejaría la profundidad y persistencia del vínculo de la princesa con la corona española, quien en otra de las revelaciones de Torres ya aparecía en contacto con el entorno del rey en 2004, mucho antes de que los medios europeos advirtieran su presencia en España.

Las claves del escándalo

Cómo fue el desvío de fondos públicos

  • El caso

    El fiscal anticorrupción de Baleares ordenó registrar las oficinas de una red de sociedades vinculadas al Instituto Nóos, una fundación sin fines de lucro que Iñaki Urdangarín creó y presidió entre 2004 y 2007, ante las sospechas de desvíos de fondos públicos por seis millones de euros
  • Cargos

    Urdangarín y su socio, Diego Torres, enfrentan cargos de malversación de fondos, fraude y tráfico de influencias, entre otros delitos
  • Otras derivaciones

    Durante el proceso fueron revelados datos que complican al rey Juan Carlos
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.