Alemania. La posibilidad de una UE sin Merkel suma inquietud a los mercados