La premonitoria carta que había publicado la nieta de Robert Kennedy que fue encontrada muerta

Saoirse Kennedy Hill en el 2016
Saoirse Kennedy Hill en el 2016 Fuente: AP - Crédito: Elise Amendola
(0)
2 de agosto de 2019  • 14:04

Las alertas que Saoirse Kennedy Hill dejó en los últimos años sobre su depresión estaban a la vista. La propia joven de 22 años, que fue encontrada muerta ayer en la casa de Ethel Kennedy, había escrito hace tres años atrás una nota en un sitio de la universidad donde estudiaba en la que contaba su calvario y lucha.

Drogas, alcohol, abuso sexual y abandono fueron algunas de los conceptos que expuso la joven cuando cursaba sus estudios en Deerfield Academy y fue tratada por sus problemas de depresión.

El texto lo publicó el 3 de febrero de 2016 y allí explicaba: "Mi depresión se arraigó al principio de mis primeros años de secundaria y estará conmigo por el resto de mi vida. Aunque en general fui una niña feliz, sufrí episodios de profunda tristeza que me hicieron sentir como una pesada roca en el pecho. Estos combates iban y venían, pero no me afectaron exteriormente hasta que llegué al segundo año de Deerfield".

"Todos sabemos que algunas personas encuentran el invierno en el solitario, oscuro y largo Deerfield. Comencé a aislarme en mi habitación, a alejarme de mis relaciones y a renunciar a mis tareas escolares. Durante las últimas semanas de la primavera, mi tristeza me rodeaba constantemente. Pero ese verano, después de mi segundo año, mi amiga -la depresión- rara vez volvía a aparecer, y yo estaba agradecida por su ausencia", decía en otro fragmento de la nota que está colgada en la web de la prestigiosa institución.

Luego relató el ataque sexual que sufrió en medio de su depresión: "Dos semanas antes de que comenzara mi tercer año, sin embargo, mi amiga regresó y planeaba quedarse. Mi sentido de bienestar ya estaba comprometido, y lo perdí totalmente después de que alguien a quien conocía y amaba rompió los límites sexuales serios conmigo. Hice lo peor que puede hacer una víctima y fingí que no había pasado. Todo esto se convirtió en demasiado, y traté de quitarme la vida".

"Regresé a la escuela para el otoño de mi tercer año, pero me di cuenta de que no podía manejar el estrés que Deerfield representaba. Fui a tratamiento para mi depresión y regresé para mi último año", dijo.

En otro fragmento, agregó: "No me importaba que los estudiantes pensaran que me había ido por un trastorno alimentario, o que me habían intimidado, pero me preocupaba que mis profesores y asesores no supieran por lo que había pasado. Aunque fue útil para mí hablar de mis luchas con todas esas personas importantes en mi vida, fue incómodo, y fue difícil para mí tomar la iniciativa. En el futuro, espero que el Centro de Salud llegue a los estudiantes antes de que regresen de su licencia médica para discutir cómo la escuela puede hacer que su adaptación a Deerfield sea menos difícil. Si me hubieran contactado, les habría hecho saber que quería que mis circunstancias fueran compartidas con mis maestros y consejeros antes de regresar a la escuela; esto habría hecho mi transición mucho más fácil".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.