Las FARC hacen su estreno en el Congreso

Victoria Sandino, Pablo Catatumbo y otros dirigentes, en el recinto
Victoria Sandino, Pablo Catatumbo y otros dirigentes, en el recinto Fuente: AFP - Crédito: Raúl Arboleda
Ocho exguerrilleros ocuparon los escañosque les asignó el acuerdo de paz firmado con el gobierno
(0)
22 de julio de 2018  

BOGOTÁ.- Colombia dio un paso crucial para avanzar en la implementación de su acuerdo de paz con la juramentación de ocho exguerrilleros de las FARC como nuevos legisladores nacionales que pasaron a sentarse en sus escaños junto a quienes durante años fueron sus archienemigos.

"Esta nueva responsabilidad que se nos viene en nuestros hombros es la expectativa de qué podemos hacer allá [en la cámara]", dijo la exguerrillera y actual senadora Sandra Ramírez, viuda de un legendario combatiente. "Es un cambio de la vida en el monte, de las botas en el barro", añadió.

Los nuevos políticos representan una pequeña facción en un Congreso que tiene la tarea de impulsar aspectos fundamentales de los acuerdos de paz. Como parte de ellos, a los rebeldes les fueron garantizados 10 escaños en la legislatura, algo que hizo enfurecer a muchos colombianos.

En su discurso ante la nueva Legislatura, el presidente Juan Manuel Santos reconoció anteanoche los titubeos de los colombianos para aceptar a los exguerrilleros como legisladores, pero dijo que incluirlos en la política es una poderosa demostración de democracia.

"Me llena de satisfacción que aquellos que por más de medio siglo combatieron con las armas al Estado y a sus instituciones hoy se sometan a la Constitución", señaló el mandatario.

La ceremonia de juramentación se llevó a cabo apenas semanas antes de que el conservador Iván Duque asuma la presidencia del país, en medio de indicios de fragilidad de los acuerdos de paz.

Durante toda su campaña, Duque se comprometió a modificar aspectos importantes del acuerdo, aunque después de los comicios suavizó algunas de sus posiciones.

Dos de los exlíderes de las FARC no ocuparon sus escaños en el Congreso anteayer. Zeuxis Hernández (alias Jesús Santrich) permanece encarcelado en Colombia por cargos de drogas que le aplicó Estados Unidos, mientras que Iván Márquez está refugiado en un campamento rural para exguerrilleros, y les dijo a sus compañeros que teme por su seguridad.

Adam Isacson, de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos -un organismo de investigación y promoción de los derechos humanos-, dijo que es preocupante la ausencia de Márquez, el principal negociador de los rebeldes durante las conversaciones de paz.

"Envía una señal de escepticismo que podría influenciar muchas decisiones de líderes de nivel medio sobre si se dan por vencidos [al abandonar los acuerdos] y se unen a un grupo disidente", advirtió.

El conflicto en Colombia entre rebeldes izquierdistas, paramilitares y el Estado dejó por lo menos 250.000 muertos, 60.000 desaparecidos y millones de desplazados en una guerra que se extendió por medio siglo.

Agencias AP y AFP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.