Los abogados, entre los pocos beneficiados con la ruptura

Las dudas de empresas para afrontar el eventual cambio de reglamentaciones dispararon las consultas en los principales estudios jurídicos británicos
Las dudas de empresas para afrontar el eventual cambio de reglamentaciones dispararon las consultas en los principales estudios jurídicos británicos Fuente: Reuters - Crédito: Henry Nicholls
David Segal
(0)
6 de abril de 2019  

LONDRES.- En cualquier divorcio, los abogados son los únicos ganadores seguros. Ahora que Gran Bretaña trata de desenmarañar los líos provocados por una de las separaciones más grandes, complicadas y plagadas de problemas en la historia económica, los estudios de abogados más importantes del país gozan un período de bonanza.

El Brexit , término que designa el proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea, es solo una de las muchas razones por las que los bufetes de mayores ingresos registraron sus mejores resultados en una década. Prácticamente todas las áreas legales tienen una gran demanda.

Últimamente, los abogados especializados en derecho reglamentario, que conocen al derecho y al revés las minucias legales producidas por el Brexit, no tuvieron necesidad de trabajar duro para conseguir clientes, pues las cuentas nuevas aparecen casi por arte de magia. Este tipo de abogados se dedican a diseñar junto con los clientes estrategias que les permitan adaptarse a la vida después de la salida del mercado único europeo. Sus consultas muchas veces terminan en una atmósfera de desconcierto y rabia.

"Hemos escuchado muchas palabras altisonantes y algunos clientes palidecieron por completo al descubrir las enormes proporciones que alcanzarán los efectos de este proceso", comentó Andrew Hood, socio experto en derecho reglamentario y comercial del estudio Fieldfisher, con oficinas en Londres, que emplea a más de 1000 abogados. "Peor aún, en las últimas seis semanas se duplicó, o incluso se triplicó, el número de clientes que pierden el sueño por preocupación ante la posibilidad de que no se apruebe un acuerdo para el Brexit".

Los despachos jurídicos no desglosan sus resultados por área de especialización. Sin embargo, los socios gerentes de las empresas con más trabajo dijeron en varias entrevistas que sus mayores clientes habían gastado más de diez millones de dólares en concepto de "acciones de mitigación" relacionadas con el Brexit, como reestructuraciones y cuestiones relativas a derechos de propiedad intelectual y legislación laboral.

Se espera que haya todavía más trabajo, pues las empresas se preparan para volver a redactar cientos de miles de contratos de todo tipo. Este trabajo se ha descripto como un "papeleo a escala masiva".

"Cuando concluye un ejercicio fiscal, uno piensa que en realidad lo que le preocupa es el siguiente", explicó David Patient, socio-gerente de Travers Smith, estudio que atendió a sus primeros clientes financieros en 1801. "Llevamos dos o tres años diciendo eso, y hemos crecido alrededor de un 10% en todos los sectores".

Ganancias

El año pasado, los 100 despachos jurídicos más importantes de Gran Bretaña atrajeron ganancias por el equivalente a unos 32.000 millones de dólares, alrededor de 11.000 millones de dólares más en cifras ajustadas a la inflación que en 2007, antes de la crisis financiera, según datos de la revista británica The Lawyer, publicación especializada para expertos en derecho mercantil y departamentos jurídicos de empresas.

En el mismo plazo, esos bufetes contrataron 21.000 abogados más. Los empleados adicionales generaron aumentos en las ganancias por socio capitalista, que es el parámetro más importante en la profesión. Esos ingresos aumentaron cada año desde que la opción de abandonar el bloque europeo ganó el referéndum sobre el Brexit en 2016, y en este momento se ubica en promedio en el equivalente a 1,4 millones de dólares por socio en los diez principales estudios.

A pesar de que los bufetes generalmente prosperan en épocas de incertidumbre, pocos socios esperaban aumentos de estas dimensiones.

"Bueno, anoche me fui de la oficina a las 11", dijo una mañana reciente Susan Bright, socia-gerente regional de Hogan Lovells, sentada frente a la mesa en una sala de conferencias del décimo primer piso de la empresa. "Y a esa hora seguían trabajando".

Charles Brasted, el experto de la empresa en cuestiones relacionadas con el Brexit, estaba sentado cerca de ella y esbozó una sonrisa que expresaba una satisfacción sorprendente, parecida a la de un maratonista orgulloso de su resistencia. "Si abrieran mi correo electrónico, verían que envío mensajes hasta la 1 o 2 de la madrugada", dijo. "Por las mañanas, lo primero que hago también es enviar correos, desde las 5 o las 6".

Ahora, los despachos tienen incluso cuentas de Instagram y Twitter en las que anuncian la experiencia acumulada en asuntos relacionados con el Brexit, y en las que incluyen enlaces a varios podcast de producción interna, documentos formales y uno que otro video promocional.

The New York Times

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.