Los fenómenos extremos que el calentamiento global agravó