Luis Lacalle Pou: metódico, paciente y con una fuerte herencia política

Nelson Fernández
Nelson Fernández MEDIO: Corresponsal en Uruguay
Fuente: AP
(0)
25 de noviembre de 2019  

MONTEVIDEO.- Metódico, rebelde, estratega, paciente y perseverante. Así es Luis Lacalle Pou, abogado de profesión y político por pasión y herencia familiar. De 46 años, casado y con tres hijos, es heredero de una familia con origen en España que llegó al Río de la Plata en la época en que la zona era parte del Virreinato del Perú, y a partir de entonces cada uno del linaje sanguíneo tuvo responsabilidades de gobierno.

Tras la derrota en el ballottage de 2014 frente a Tabaré Vázquez, Lacalle Pou, del tradicional Partido Nacional (blanco), planificó una campaña día a día, pensando movidas propias y ajenas, y que ejecutó con precisión. Así parecía encaminarse anoche a ganar por escaso margen las elecciones presidenciales. Hace 30 años, su padre, Luis Alberto Lacalle, había ganado los comicios.

Fue arquero de chico y sus amigos de infancia cuentan que se tiraba a todas, y que por eso le pusieron "el Manga", en alusión al apodo del brasileño Haílton Corrêa de Arruda, que brillaba en el Nacional de Montevideo de principios de los 70. Fue surfista de adolescente y lo es hasta ahora, con pasión por el mar y las olas. Pero la clave de su ascenso estuvo en su condición de estratega, por la forma en que encaró esta campaña, con un plan que ideó inmediatamente después de digerir la derrota de 2014.

En su despacho estaba el plan día por día: reuniones, recorridas por el país, actos y movilizaciones. Pero, más que una lista de visitas y encuentros, Lacalle Pou trabajó en un esquema de alianzas con otros partidos para llegar a la elección con una coalición que no fuera sorpresiva ante el público, sino sólida y creíble. Y a eso le destinó tiempo y cuidado en los discursos, y en su tono.

Sabía que tenía que competir con quienes necesitaba de cooperantes. Lo más lógico era la alianza de los dos partidos fundacionales del país, el Nacional y el Colorado, adversarios duros durante décadas, pero que desde que se instaló el ballottage, en 1999, suman votos para ir a las urnas contra el Frente Amplio (FA).

Luis Alberto Aparicio Alejandro Lacalle Pou nació el 11 de agosto de 1973, un mes después del golpe de Estado que dio inicio a una dictadura militar hasta 1985. Luis Alberto por su padre, y por su bisabuelo, el caudillo Luis Alberto de Herrera, que batalló décadas para llevar a su Partido Nacional al triunfo electoral en 1958 luego de casi un siglo de gobiernos del Partido Colorado. Aparicio, por el revolucionario blanco que lideró revueltas en el campo contra gobiernos colorados por reclamos de coparticipación y reformas electorales, y terminó muerto en batalla. Y Alejandro por su abuelo materno, otra familia blanca, la de los Pou-Brito del Pino.

Cuando nació, su padre había perdido el trabajo, porque Luis Alberto Lacalle era diputado cuando las cámaras legislativas fueron disueltas. El 22 de julio de 1973, mientras estaba detenido por la dictadura, Julita Pou fue a un acto por el centenario de Luis Alberto de Herrera, frente al monumento en homenaje a ese caudillo, por lo que el biógrafo del presidente electo dice que "tuvo su bautismo político antes de nacer".

Cuando Luis tenía cinco años, su familia se vio sacudida por un hecho que aún es un misterio. A las casas de tres dirigentes blancos, en medio de la dictadura, llegaron botellas de vino con una carta que decía: "El jueves 31 [de agosto] al mediodía brindaremos por la patria en su nueva etapa". Julita Pou desconfió y tiró el contenido en la bacha de la cocina, pero la esposa de otro dirigente decidió abrirla y beber una copa: tuvo una muerte fulminante.

El caso del "vino envenenado" nunca fue aclarado, pero pudo haber matado a dos personas que luego fueron presidentes de Uruguay. Cuando el dirigente blanco tenía 10 años, sus padres lo llevaron a un psicólogo, por rebelde y revoltoso, pero la experiencia no le gustó y les pidió que no lo volvieran a llevar.

Discurso

A los 16 años, sin muchas ganas de protagonismo, estuvo en los spots de campaña de su padre, cuando ganó las elecciones, y debió mudarse de su barrio montevideano, Pocitos, a la residencia presidencial del Prado. Se formó en el British School y se recibió de abogado en la Universidad Católica. En la campaña de las elecciones de 1999 hizo su primer discurso: fue en un acto en la ciudad de Bella Unión, en la frontera con Brasil. No estaba preparado y su padre anunció que sería uno de los oradores, porque quería ser testigo de ese debut. "Preparate, hoy te toca salir a la cancha", le dijo.

Lacalle Pou fue diputado en tres períodos seguidos (2000-2015), candidato presidencial en 2014 y senador (2005-2019). Arrancaría rodeado de amigos en los que confía totalmente, porque de aquella adolescencia en la residencia oficial le quedó una lección: "Durante la presidencia de mi viejo conocí a los que son los alcahuetes del poder, esos que son los primeros en llegar y también los primeros en irse; me di cuenta de lo que es un amigo, ese que está cuando tiene que estar".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.