"Me matarán": una joven saudita huyó de su familia y pidió asilo en Tailandia

La joven saudí de 18 años, Rahaf Mohammed al-Qunun
La joven saudí de 18 años, Rahaf Mohammed al-Qunun Fuente: AFP
(0)
7 de enero de 2019  • 14:37

BANGKOK.- Una joven saudita de 18 años, que huye de su familia y asegura que la matarán si regresa a su país, se encerró hoy en una habitación del hotel del aeropuerto internacional de Bangkok para evitar que las autoridades de inmigración tailandesas la deporten a Kuwait. Rafah Mohammed al-Qunun finalmente fue autorizada a permanecer en Tailandia mientras la agencia de refugiados de Naciones Unidas , Acnur, analiza su caso.

Al-Qunun llegó al aeropuerto internacional Suvarnabhumi el sábado después de huir de un viaje familiar en Kuwait y tenía planeado viajar desde Tailandia a Australia para buscar asilo, pero fue detenida por irregularidades en su visado después de bajar de su avión.

La joven, que temía una repatriación forzada a Arabia Saudita, donde según dijo corría el riesgo de ser asesinada por su propia familia luego de haber renunciado al Islam, se atrincheró en la habitación del hotel del aeropuerto y subió a Twitter un video en el que contaba su caso y mostraba la barricada en la puerta con una silla y un colchón.

"Me matarán. Mi vida está en peligro. Mi familia amenaza con matarme por las cosas más triviales", publicó al-Qunun y exigió que enviaran a un representante de Naciones Unidas.

Giuseppe de Vicentis, el representante del Acnur en Tailandia, se reunió en el aeropuerto con Al-Qunun y los funcionarios de inmigración para poder discutir el caso. El representante de la agencia dijo que el gobierno le aseguró que la joven no será expulsada a ningún país donde pueda estar en peligro mientras se procesa el caso.

"La llevaremos a Bangkok y le proporcionaremos un refugio bajo el cuidado de Acnur", dijo el jefe de inmigración Surachate Hakparn a la prensa hace unas horas.

Según el periódico Bangkok Post, Tailandia ha paralizado el procedimiento de deportación y al-Qunun ya fue trasladada a un lugar "seguro" fuera del aeropuerto. "Está muy afectada psicológicamente después de todo lo que ha pasado y necesita un poco de espacio para respirar, pero en los próximos días seguiremos hablando con ella para establecer sus necesidades de protección", explicó la vocera de Acnur, Cecile Pouilly.

La joven ha comentado en su cuenta de Twitter que quiere ir a un tercer país, pero que ahora, bajo la protección de Acnur se siente "a salvo" y que ha recuperado su pasaporte. Además, ha asegurado que su padre, al parecer un hombre poderoso en Arabia Saudí, se encuentra en el país. "Me preocupé y asusté mucho cuando escuché su voz", ha escrito.

Cuando se le preguntó por qué buscaba refugio en Australia, la joven saudita dijo que había sufrido abusos físicos, emocionales y verbales, y que su familia la había encarcelado en la casa durante meses. Además, agregó que amenazaban con matarla y no le permitían continuar con su educación.

"No me dejan conducir ni viajar. Estoy oprimida. Amo la vida y el trabajo y soy muy ambiciosa, pero mi familia me impide vivir", añadió.

"Ha sido muy franca en redes sociales y ha mencionado que su familia la está amenazando", explicó Pouilly, que no puede dar más detalles por razones de confidencialidad y protección.

La cultura y la política de tutela de Arabia Saudita requiere que las mujeres tengan permiso de un pariente masculino para trabajar, viajar, casarse e incluso recibir algún tratamiento médico. Además, el país musulmán levantó el año pasado una prohibición para que las mujeres conduzcan.

No es un caso aislado

Las mujeres que huyen de Arabia Saudita han recurrido cada vez más a las redes sociales para pedir ayuda.

En abril de 2017, otra joven saudita viajaba a Australia para pedir asilo humanitario. Dina Ali Lasloom, de 24 años, iba desde Kuwait a través de Filipinas, pero su familia la secuestró y la llevó de regreso a Arabia Saudita desde el aeropuerto de Manila.

Lasloom usó el teléfono de una turista canadiense para subir un video a Twitter en el que dijo que su familia la mataría. Hoy en día, su paradero en Arabia Saudita sigue siendo desconocido.

Agencias ANSA, AFP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.