Mujica y Lacalle definen sus planes para el ballottage

El oficialismo tratará de evitar traspiés de su candidato; la oposición busca alianzas
Ignacio Colo
(0)
28 de octubre de 2009  

MONTEVIDEO.- Con la mira puesta en el ballottage, los candidatos uruguayos José Mujica y Luis Lacalle comenzaron ayer a pulir su estrategia electoral y a cubrir sus puntos débiles en una carrera electoral en la que cualquier error puede significar entregarle la elección a su rival.

Desde el Frente Amplio, que obtuvo el 48,16% de los votos el domingo pasado y está a un paso de contar con la fundamental mayoría parlamentaria, saben que con mantener el caudal electoral de la primera vuelta es suficiente para ganar. Para eso, buscarán evitar a toda costa algún traspié verbal de Mujica que pueda costarle votos y harán todo lo posible por vigorizar su imagen de estadista, sabiendo que todos los dardos de Lacalle, que fue presidente entre 1990 y 1995, vendrán por ese lado.

En este marco, Mujica planea un viaje a España para demostrar su aceptación internacional y solicitará una reunión con el presidente Tabaré Vázquez, que goza de una popularidad que supera el 60% y cuya gestión de gobierno cosechó aplausos en Uruguay y en el extranjero.

La relación entre Vázquez y Mujica no estuvo exenta de cortocircuitos, y recién en la última semana antes de la primera vuelta el presidente dio una señal pública de apoyo, con un publicitado abrazo frente a las cámaras. En el oficialismo esperan un respaldo más contundente en esta etapa decisiva de la carrera electoral.

Mujica se entrevistaría en Madrid con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en lo que sería su primer viaje como candidato fuera de América latina.

Fuentes del Partido Socialista (PS) de Uruguay, uno de los integrantes de la coalición frenteamplista, señalaron que Zapatero pidió a sus colaboradores que lo informaran sobre la marcha de las elecciones en Uruguay.

Según dijo el secretario general del PS uruguayo, Eduardo Fernández, la diputada española Elena Valenciano manifestó su solidaridad y apoyo al Frente Amplio y pidió información de primera mano sobre las elecciones, para transmitírsela a Rodríguez Zapatero.

Este viaje de Mujica recuerda lo que el analista Ignacio Zuasnábar denominó "operativo traje" en la primera vuelta, una movida del oficialismo para hacer de Mujica, conocido por su estilo desaliñado y su hablar desprejuiciado, un líder político a imagen y semejanza de un jefe de Estado con proyección internacional. En ese entonces, Mujica, que nunca en su vida había tenido un traje, se hizo uno a medida y lo estrenó en una gira que lo llevó por Brasil, donde se reunió con Luiz Inacio Lula da Silva; por Chile, donde visitó a Michelle Bachelet, y por la Argentina.

Experiencia presidencial

Frente a este panorama, el candidato Lacalle pondrá sobre el tapete su experiencia presidencial y también deberá hacer un gran esfuerzo para demostrar que un eventual gobierno suyo podrá llevar adelante una gestión efectiva con el Parlamento en contra. Según las últimas cifras oficiales, el Frente Amplio se aseguró 16 senadores sobre un total de 30 y sólo le falta sumar una banca sobre un total de 99 en Diputados para obtener la mayoría en todo el Parlamento, cosa que las últimas tendencias parecen indicar.

En su afán por tejer alianzas y acumular votos, el candidato blanco ya mantuvo una primera reunión con el líder colorado Pedro Bordaberry, que logró el 16,9% de los sufragios y que la noche misma de la primera vuelta anunció personalmente que votará a Lacalle.

Sin embargo, las cifras indican que incluso en el caso de que todos los votantes colorados se inclinen por Lacalle (cosa que no se sabrá hasta el día de los comicios), la alianza de blancos y colorados no lograría derrotar al Frente Amplio, ya que sumaría el 45,84% contra el 48,16% de la izquierda.

En este contexto, cada voto cotiza y mucho para Lacalle, que en las últimas horas habría pedido una reunión al conductor del Partido Independiente, Pablo Mieres, que en la primera vuelta obtuvo el 2,47% de los sufragios.

Aunque a lo largo de la campaña electoral Mieres repitió en más de una oportunidad que mantendría una postura de neutralidad en un eventual ballottage, ciertos sectores de su partido reclamarían que apoye a Lacalle, sobre todo en un escenario de mayoría parlamentaria del Frente Amplio.

Sin embargo, en diálogo con LA NACION, el candidato independiente descartó de momento alterar su postura. "La posición es que el partido va a mantener su neutralidad y les va a pedir a sus principales dirigentes que no se expresen públicamente por ningún candidato", afirmó.

No obstante, Mieres expresó su disconformidad con que el Frente Amplio obtenga la mayoría parlamentaria ("es una mala noticia para el país", dijo) y señaló que mañana y el 8 de noviembre se realizarán una serie de reuniones internas del Partido Independiente, en las que se analizará el panorama actual y eventualmente se tomará alguna decisión. "Habrá reflexión y discusión interna", pronosticó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.