No hay temor al "día después" entre los empresarios uruguayos

Destacan que los principales candidatos seguirían un rumbo similar al de Tabaré Vázquez
Ignacio Colo
(0)
23 de octubre de 2009  

MONTEVIDEO.- Los dos principales candidatos uruguayos son políticos antagónicos: un ex guerrillero devenido socialdemócrata contra un ex presidente heredero del Consenso de Washington. Sin embargo, a la hora de definir las grandes líneas de la política económica a seguir, ninguno pretende alejarse demasiado del trazado del actual gobierno: son más los puntos de encuentro entre los programas económicos del Frente Amplio (FA) y el Partido Nacional que las disonancias.

"Gobierne quien gobierne, más allá de matices, hay un consenso que atraviesa todos los partidos políticos sobre las condiciones macroeconómicas uruguayas. Si gana [Luis] Lacalle será más ortodoxo; si gana [José] Mujica, tendrá la misma rigurosidad con un enfoque más heterodoxo. Eso los empresarios lo tienen claro, más allá de sus simpatías personales. Quien gane no es una variable que, en el fondo, les preocupe a la hora de planificar inversiones", afirmó a LA NACION Gabriel Oddone, economista, doctor en Historia Económica y socio de la consultora CPA Ferrere.

Desde una óptica argentina, sorprende que el oficialismo y la oposición puedan mantener sus diferencias sin por eso desautorizar completamente la opinión de su adversario en temas neurálgicos, como la economía.

A priori, Mujica, proveniente del ala más radical del FA, podría constituirse en un factor de inquietud ante la expectante mirada de inversores y empresarios. No obstante, los académicos, empresarios y consultores sondeados por LA NACION coinciden en que Mujica no constituye un fantasma en el panorama económico.

"Si el miedo es Correa [Rafael, de Ecuador], Chávez [Hugo, de Venezuela] o incluso Kirchner y señora, nosotros estamos lejos. La llegada al poder de Mujica no genera inquietud. El tema del fantasma no existe", señaló a LA NACION Alfonso Varela, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay.

En ese sentido, más allá de alguna diferencia en los porcentajes, todas las encuestas apuntan que el próximo presidente será el ex guerrillero tupamaro, y esto por el momento no ha alterado los mercados. "A pesar de las encuestas favorables a Mujica, los mercados no reaccionaron de forma negativa. Incluso es menor el cuestionamiento y la incertidumbre que hace cinco años, cuando Tabaré [Vázquez] se convirtió en el primer presidente de izquierda, que ahora, aunque Mujica venga de un sector de izquierda más radical", explicó Ignacio Munyo, economista del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres).

Los especialistas coinciden en que el factor decisivo para que Mujica no se convierta en el gran "cuco" de estas elecciones es la fortaleza del sistema de partidos y de las instituciones uruguayas, que impiden aventuras al estilo bolivariano.

"Uruguay no es ni Bolivia ni Ecuador ni Venezuela. Tiene instituciones de contralor eficientes e independientes. El sistema de partidos controla a los gobiernos. Mujica no es un outsider , es parte del sistema desde hace 20 años, fue ministro, senador. Su mandato es darles continuidad a las políticas actuales, no refundar la patria como Chávez, [Evo] Morales o Correa. Mujica no es percibido como un antisistema", agregó Oddone.

La figura de Danilo Astori, ex ministro de Economía de Tabaré Vázquez, como compañero de fórmula de Mujica sirve de escudo protector a los miedos y será, según dijo el propio candidato presidencial, el timonel de la economía en caso de un triunfo del FA. "Su presencia genera tranquilidad", indicó a LA NACION Daniel Ferrere, director de Ferrere Abogados, el estudio más grande del país.

No obstante, los analistas estimaron que Lacalle, que ayer encabezó su último acto de campaña en Las Piedras, cerca de esta capital, será el más votado por los empresarios, por afinidad partidaria e ideológica. "Lacalle es visto con simpatía por el sector empresarial", señaló Munyo.

En consonancia con esa opinión, un reciente estudio de la consultora argentina Mora y Araujo, sobre 30 casos de empresarios con compañías con presencia en la Argentina y Uruguay, concluyó que Lacalle es el dirigente político más confiable.

De esta encuesta se desprende que las expectativas en relación con un posible gobierno de Lacalle son bastante más optimistas que en uno de Mujica. "Las propuestas de Lacalle son más de corte liberal, más afines a los empresarios", agregó Munyo.

"Mujica genera incertidumbre por la preocupación por lo desconocido más que por su pasado", dijo Ferrere. En ese aspecto, uno de los principales factores de inquietud de un eventual gobierno de Mujica es qué sucederá con la propiedad de las tierras, algo que el candidato sugirió limitar.

"No creo que suceda nada con las tierras. Hay una ley vigente que dice que el 31 de diciembre de este año cesa la posibilidad de tener tierras a nombre de sociedades al portador. Es probable que no se extienda esa ley. No creo que haga algo más que eso. Mujica hizo reflexiones hipotéticas, pero más a nivel de análisis filosófico que práctico", concluyó Ferrere.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.