Noruega: la novia del príncipe pidió perdón

A tres días de la boda, admitió un pasado de desenfrenos
A tres días de la boda, admitió un pasado de desenfrenos
(0)
23 de agosto de 2001  

OSLO. - La prometida del heredero al trono de Noruega, el príncipe Haakon, admitió ayer entre lágrimas un pasado de desenfrenos, a sólo tres días de la boda, pero aseguró a los noruegos que condenaba las drogas y que estaba preparada para la vida formal de palacio.

"Mi rebelión cuando era joven era más fuerte que la de mucha gente", dijo Mette-Marit Tjessem Hoiby, de 28 años, en una rueda de prensa celebrada en el palacio. "Sobrepasamos los límites y siento mucho aquello. Era importante para mí vivir desafiando lo que estaba aceptado."

Tjessem Hoiby, madre soltera de un hijo de cuatro años fruto de una relación previa con un hombre que fue condenado por delitos relacionados con drogas, tiene previsto casarse con Haakon el sábado en la catedral de Oslo. La pareja convive desde el año último.

Tjessem Hoiby , una ex camarera, comenzó la rueda de prensa diciendo que quería hablar de su pasado. Tras su breve recuento entre lágrimas, añadió: "Espero que ahora pueda evitar hablar más sobre ello y que la prensa respete este deseo".

"Me gustaría aprovechar esta oportunidad para decir que condeno las drogas", afirmó Mette-Marit, respondiendo a los persistentes cuestionamientos sobre su pasado, a raíz de las informaciones de prensa sobre su vinculación con centros de diversión nocturna en donde se consumían estupefacientes.

Con rostro abatido, la novia reconoció que ahora se siente "más segura y fuerte" tras un largo proceso de adaptación a la nueva situación. Las declaraciones sobre su pasado sirvieron como prólogo a un turno de preguntas en las que los novios, tomados de la mano, respondieron durante una hora y cuarto a diferentes cuestiones sobre su vida personal y la monarquía noruega.

Mette-Marit, que vestía un traje azul claro, reiteró que se sentía muy feliz y reconoció que le gustaría tener "muchos niños en el futuro", pese a que reconoció que echará de menos dos cosas que perderá al convertirse en miembro de la familia real: su apellido de soltera y su derecho al voto.

El príncipe Haakon señaló, por su parte, que la monarquía debe respetar la tradición, pero presentarse como una institución moderna, y no quiso pronunciarse sobre si su padre, el rey Harald, seguirá en el trono o se lo cederá a medio plazo.

Gran expectativa

La boda se ha convertido en un acontecimiento rodeado de gran expectación, al que asistirán miembros de la realeza europea como el rey Carlos Gustavo de Suecia, la reina Margarita de Dinamarca, el rey Alberto II y la reina Paola de Bélgica, la reina Sofía de España y su hijo Felipe, príncipe de Asturias, el príncipe Carlos de Inglaterra y el príncipe de Holanda, Guillermo Alejandro, junto con su prometida argentina, Máxima Zorreguieta.

En el caso del príncipe Felipe, heredero del trono de España, acudirá junto con su presunta novia, la modelo noruega Eva Sannum, que harán así su primera aparición oficial, informaron fuentes oficiales.

Felipe, de 32 años y Eva, de 26, a quien la prensa atribuye un romance no confirmado por la Casa Real española, figuran en la lista de invitados proporcionada por el Palacio real noruego.

La boda será el punto culminante de tres días de festejos que terminarán con el gran baile, luego de la ceremonia y el banquete, previsto en la fortaleza Akershus, de 1299. El vestido de novia fue realizado por un modisto noruego, con un velo de encaje antiguo y una diadema, el mismo que llevó la reina Sonia cuando se casó con el rey Harald V, en 1968.

Fuerte polémica

La condición impuesta por los soberanos noruegos a su primogénito para aprobar el casamiento fue un contrato prematrimonial que impide a Marius, hijo de Mette, cualquier pretensión al trono.

Algunos noruegos aplauden a Tjessem Hoib y la consideran una Cenicienta moderna. Pero otros temen que la monarquía no pueda sobrevivir como un símbolo -incluso en un país de mente liberal como el escandinavo- si sus miembros se asemejan demasiado a los plebeyos.

Las encuestas muestran que a la mayoría de los noruegos no les importa que Tjessem Hoiby sea madre soltera, pero muchos han expresados sus recelos respecto de su pasado y sobre el hecho de que la pareja decidiera vivir en un departamento de Oslo antes de casarse.

Haakon será el jefe del Estado de la Iglesia Luterana cuando suceda al rey Harald. La iglesia se opone a la convivencia fuera del matrimonio.

Una encuesta de opinión realizada a comienzos de año reflejó que la popularidad de la monarquía había caído y contaba sólo con un 59 por ciento de apoyo, el nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial, cuando la opinión contraria a esta institución se situó entre el 75 y el 80 por ciento.

Carlos y Camilla

  • LONDRES (EFE).- Una eventual boda entre el príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles tiene el respaldo del 43% de los británicos, un 8% más que en 1998, según una encuesta que publicó ayer el diario The Guardian. Esto demuestra que esto prueba que la campaña del Palacio de St. James para que Camilla sea aceptada ya rinde sus frutos, agregó el diario.
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.