Nueva economía: la industria cultural china, un motor de desarrollo

El consumo de esa clase de bienes y servicios impulsa el PBI, mientras que la inversión en infraestructura se desacelera
Mateo Herrera
(0)
29 de mayo de 2016  

En Nanchang, ayer se inauguró un parque temático, que competirá con Disney
En Nanchang, ayer se inauguró un parque temático, que competirá con Disney Fuente: EFE - Crédito: Rolex De La Pena

PEKÍN.- Disney Shanghai abrirá sus puertas a mediados del mes próximo, pero las entradas para la inauguración se vendieron en cuestión de horas después de ser puestas a la venta. El icónico museo de los Guerreros de Terracota, en Xi'an, recibe, en su peor día, unas 10.000 visitas, y Wang Jianlin, el magnate del cine en China, en alguna ocasión vaticinó que los ingresos de taquilla en el país duplicarán a los de Estados Unidos en menos de 10 años.

El modelo de desarrollo en China está cambiando, y la "nueva economía", en lugar de estar impulsada por la fuerte inversión en infraestructura y las exportaciones, lo que generó un crecimiento de dos dígitos hace una década, se está basando en el consumo de bienes y servicios. Las industrias creativas han sido, precisamente, uno de los mayores catalizadores de este nuevo crecimiento.

"China se basa cada vez más en el consumo, los servicios y los sectores de alta tecnología para impulsar su crecimiento, mientras los servicios tradicionales de manufactura e industria pesada se enfrentan a una notable de-saceleración", dice un artículo de Bloomberg titulado "Redes sociales, parques temáticos y Kung Fu Panda impulsaron el crecimiento de China".

Según un informe reciente de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, los ingresos del primer trimestre de 2016 generados por compañías de industrias creativas se incrementaron 8,6%, a 258.000 millones de dólares, con respecto al mismo período del año anterior.

Los ingresos obtenidos de "servicios de transmisión de información cultural", que incluyen compañías de Internet y algunos proveedores de telecomunicaciones, aumentaron 27,8%. El sector de "servicios culturales, ocio y entretenimiento" creció un 25%, y otros sectores, como museos, radio, televisión y cine, presentaron cifras de crecimiento similares.

El informe de la Oficina Nacional de Estadísticas, basado en encuestas de 47.000 compañías, también explica que los mayores ingresos se dieron en la región oriental de China, que incluye ciudades como Pekín y Shanghai, pero que fueron las provincias del centro del país las de más rápido crecimiento.

"En el gobierno de Xi Jinping, esto ha sido acuñado como campaña de «gran poder cultural», y hace un llamado a las instituciones culturales y mediáticas de China a internacionalizarse y enviar un mensaje positivo al mundo, en contraste con el cubrimiento negativo que los «extranjeros» hacen sobre China", dijo el profesor Michael Keane, especialista en Medios y Estudios Culturales chinos en la Universidad de Curtin, en Australia.

La fuerte inyección de estímulos gubernamentales para desarrollar las industrias creativas ocurrió, sin embargo, a principios de la década de 2000, cuando el dragón asiático comenzó a destacarse en la economía global, ingresó en 2001 a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y comprendió que se estaba abriendo una puerta para la competencia extranjera. Influenciado por el surgimiento de Corea del Sur, el gobierno de turno se dio cuenta de los beneficios que se podrían obtener con políticas de soft power.

Diez años después, cuando se presentó el XII Plan Quinquenal (2011-2015), durante el mandato de Hu Jintao, el potencial de las industrias creativas fue discutido nuevamente por los altos funcionarios del Partido Comunista de China. El ex ministro de Cultura Cai Wu manifestó que habría una mayor inversión estatal y que se facilitaría el financiamiento para promover las industrias creativas y convertirlas en un "pilar de la economía nacional".

"Al gobierno le gusta hacer uso de estas industrias para mostrar cómo la cultura china está contribuyendo a la economía, generando empleos, y en ciertos casos globalizándose", señaló Keane, que también es autor de Creative Industries in China: Art, Design and Media (Industrias creativas en China: arte, diseño y medios). "Las ciudades y las provincias recogen datos para demostrar sus contribuciones económicas, pero aún son una proporción muy baja del PBI, aproximadamente 3%".

El gobierno de Xi Jinping se enfocó sobre todo en estimular el desarrollo de la innovación digital, algo que ha sido denominado "emprendimiento masivo, innovación masiva".

"Podemos ver un enfoque en tecnología digital, MakerSpace, crowdfunding y nuevas empresas tecnológicas relacionadas con el consumo en línea de cine, música y animación, entre otros", señaló Keane.

Sin embargo, existe una preocupación que se manifestó tanto en la Oficina Nacional de Estadísticas como entre economistas y expertos, y tiene que ver con la dificultad de interpretar la economía china debido al desactualizado proceso de recolección y clasificación de datos dentro del nuevo modelo de desarrollo.

"Creemos que una parte significativa de la economía no se está teniendo en cuenta dado que China se está transformando de una economía orientada por las manufacturas a una economía de servicios", dijo Mark Mobius, director del grupo de mercados emergentes de Franklin Templeton Investments, en una entrevista con Bloomberg.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.