Ohio podría ser el centro de una dura batalla legal