Para algunos aliados de EE.UU., la vida sigue: firman el TPP