Para la ONU, el derribo del avión en Ucrania “podría considerarse crimen de guerra”

Por la caída del avión murieron 298 personas
Por la caída del avión murieron 298 personas Fuente: Reuters
Así lo indica un informe del Alto Comisionado para los derechos humanos, que también apunta que ya murieron más de 1100 personas por el conflicto desde abril
(0)
28 de julio de 2014  • 10:04

KIEV.- El derribo del avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania podría considerarse "un crimen de guerra", aseguró hoy la ONU, y precisó que los combates entre el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos han dejado más de 1100 muertos desde abril.

"Esta violación de la ley internacional dadas las circunstancias podría considerarse un crimen de guerra", declaró la comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay en un comunicado

Pillay pidió un "investigación meticulosa, efectiva, independiente e imparcial" sobre el derribo con un misil en una zona controlada por los insurgentes del avión de pasajeros malasio en el que iban 298 personas y que no dejó sobrevivientes.

La Cruz Roja indicó oficialmente la semana pasada que la situación en Ucrania era de guerra civil, una clasificación que convertiría a las partes en conflicto en pasibles de ser perseguidas por crímenes de guerra.

"Al menos 1129 personas han muerto y 3422 han resultado heridas" desde que Kiev lanzó su "operación antiterrorista" a mediados de abril, según datos disponibles a 26 de julio, apunta el informe.

Estos últimos datos suponen un aumento considerable respecto al balance del pasado 18 de julio, en el que la ONU cifraba en 256 los muertos desde abril.

Pillay afirmó que las informaciones de la intensificación de los combates en los bastiones de los insurgentes de las regiones de Donetsk y Lugansk son "extremadamente alarmantes" y dijo que ambas partes "empleaban armamento pesado en zonas residenciales, incluyendo artillería, tanques, cohetes y misiles".

La ley de la violencia

Además, el informe señala que "el Estado de Derecho ya no existe y ha sido reemplazado por la ley de la violencia".

En el documento se acusa a esos grupos -liderados ahora por un comando centralizado dirigido por ciudadanos rusos- de imponer a la población las consecuencias de una "ruptura total de la ley, del orden y el reino del terror".

Una de las más graves es el desplazamiento forzado de más de 100.000 personas, para las que el Gobierno ucraniano no ha previsto soluciones a medio o largo plazo.

De esos desplazados, 14.000 vivían en la península de Crimea, anexionada el pasado marzo por Rusia tras un referéndum entre los crimeanos abrumadoramente favorable a esa opción, y han abandonado sus hogares para instalarse en otras partes de Ucrania debido al acoso y discriminación que sufrían por formar parte de ciertas minorías.

Incluso los "representantes de minorías religiosas están bajo presión para abandonar Crimea" y el Obispo de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania ha denunciado que los feligreses y la propiedad de su iglesia están amenazados.

En relación al caos imperante en Donestk y Lugansk, el informe sostiene que en ambos "los gobiernos locales han dejado, en los hechos, de funcionar", con lo que los salarios, pensiones y otros desembolsos de carácter social han dejado de ser pagados en algunos lugares.

A este respecto, el jefe de la Sección para las Américas, Europa y Asia Central del alto comisionado, Gianni Magazzeni, quien presentó el informe a la prensa, dijo que los grupos rebeldes "en lugar de ir en la dirección de discusiones y negociaciones con las autoridades en Kiev han optado por crear estructuras paralelas" de gobierno.

"Ello incluye una nueva Constitución para la región de Donbass (Lugansk y Donestk) y un nuevo Código de Procedimientos Penal, calcado del que tiene Rusia, mientras que las instituciones antes existentes han dejado de funcionar, incluidos la policía, la justicia y otros varios servicios públicos", explicó Magazzeni.

En ese sentido, lamentó que aunque el Gobierno central puso en los últimos meses sobre la mesa propuestas relativas a un alto el fuego, reformas constitucionales y medidas de descentralización y para la preservación del idioma ruso -todas demandas de la minoría rusoparlante de Ucrania- la situación sólo ha empeorado.

Una de las acciones de los rebeldes contra civiles que más preocupa a la oficina de derechos humanos de la ONU tiene que ver con los secuestros, con 721 casos documentados, de los que en 375 casos se desconoce hasta ahora el paradero de la víctima.

"Fuerte explosión"

Por otro lado, el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa Ucraniano informó hoy que según las conclusiones de su investigaciónde la tragedia, el vuelo MH17 sufrió una "descompresión" debido a una "fuerte explosión".

Por su parte, los expertos holandeses no quisieron pronunciarse sobre esa declaración. "Preferimos esperar a que haya una idea más completa de lo que paso antes de publicar fragmentos de información", dijo Sara Vernooij, portavoz del OVV, el comité holandés encargado de la investigación.

Zona controlada

Ayer los rebeldes no dejaron pasar a los forenses a la zona de la caída del avión
Ayer los rebeldes no dejaron pasar a los forenses a la zona de la caída del avión Fuente: AFP

Los separatistas prorrusos del este de Ucrania reconocieron hoy haber perdido el control de una parte de la zona donde cayó el avión de Malaysia Airlines, mientras que las tropas ucranianas anunciaron haber entrado en varias ciudades cercanas.

"Los ucranianos tomaron posesión de una parte del lugar donde se estrelló [el avión]", declaró a la prensa Vladimir Antiufeev, número dos del gobierno de la autoproclamada República Popular de Donetsk.

Las tropas ucranianas "entraron" en las localidades de Shakhtarsk y Torez, al este de Donetsk, y retomaron la colina de Savur-Moguila, precisaron por su parte las fuerzas ucranianas en un comunicado. Se libraban "batallas para la liberación total" de las ciudades de Pervomaysk y Snizhne, agregó, después que los investigadores de la tragedia denunciaran que no podían visitar el lugar del hecho.

Agencias AFP y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.