Pese a los pedidos de cautela, Bolsonaro pidió a los militares conmemorar el golpe de 1964

El presidente determinó que el Ministerio de Defensa haga las "conmemoraciones debidas" por los 55 años del golpe que dio inicio a la última dictadura en Brasil
El presidente determinó que el Ministerio de Defensa haga las "conmemoraciones debidas" por los 55 años del golpe que dio inicio a la última dictadura en Brasil Fuente: Reuters
Alberto Armendáriz
(0)
26 de marzo de 2019  • 14:45

RÍO DE JANEIRO.- Pese a los pedidos de cautela por parte de los propios militares que integran el gobierno brasileño, el presidente Jair Bolsonaro ordenó que el próximo domingo las fuerzas armadas realicen "las conmemoraciones debidas" por los 55 años del golpe que dio inicio a la última dictadura en Brasil .

"Nuestro presidente determinó que el Ministerio de Defensa haga las conmemoraciones debidas en relación al 31 de marzo de 1964, incluyendo una orden del día", confirmó el vocero del mandatario, Otávio Rego Barros.

El día de la conmemoración del golpe de 1964 Bolsonaro estará de viaje en Israel
El día de la conmemoración del golpe de 1964 Bolsonaro estará de viaje en Israel Fuente: AP

El propio Bolsonaro estará ese día de visita en Israel y no está previsto que el Palacio del Planalto lleve adelante ningún acto oficial. Según Rego Barros, las fuerzas armadas evocarán la fecha "de la manera en que los comandantes crean pertinente dentro de sus respectivas guarniciones y en el contexto en que deba ser hecho".

La decisión de Bolsonaro, un excapitán del ejército que siempre elogió la actuación de los militares para "frenar el comunismo", representa un giro en la interpretación de la historia desde que el país recuperó la democracia en 1985. Desde entonces, todos los presidentes se refirieron al golpe del ’64 que derrocó al gobierno de João Goulart como una fecha trágica y recordaron con tristeza sus consecuencias. De acuerdo a las investigaciones de la Comisión Nacional de la Verdad, que trabajó desde 2011 hasta 2014, durante el gobierno de Dilma Rousseff –ella misma detenida y torturada en la dictadura-, 434 personas fueron asesinadas o desaparecidas por el régimen militar y 10.000 fueron torturadas; el documento responsabilizó a 377 miembros de las fuerzas armadas por esos hechos, aunque debido a la Ley de Amnistía de 1979 jamás fueron juzgados.

Bolsonaro ordenó conmemorar le golpe

01:39
Video

"El presidente no considera el 31 de marzo de 1964 un golpe militar. El considera que la sociedad, reunida y percibiendo el peligro que el país estaba viviendo en aquel momento, se juntó, civiles y militares, y conseguimos recuperar y recolocar nuestro país en un rumbo que, si no hubiera sucedido, hoy tendríamos algún tipo de gobierno que no sería bueno para nadie", explicó Rego Barros.

Tras el movimiento de tropas que comenzó el 31 de marzo de 1964, Goulart pidió asilo en Uruguay; el Congreso declaró la vacancia de la Presidencia y eligió al entonces jefe del estado mayor del ejército, mariscal Humberto Alencar de Castello Branco, como presidente. Más tarde, el régimen cerró el Congreso, estableció la censura de la prensa y ordenó la detención de numerosos políticos así como de militantes de izquierda.

Al votar en 2016 a favor del impeachment contra Rousseff, el entonces diputado Bolsonaro homenajeó en la Cámara al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los más temidos torturadores de la dictadura, a quien considera un "héroe". El actual vicepresidente, el general de reserva Hamilton Mouão, también ha enaltecido varias veces la acción militar de entonces. Hoy, de los 22 ministros que integran el gabinete de Bolsonaro, ocho son miembros de las fuerzas armadas.

Pedido de cautela

En este contexto, sin embargo, varios militares que forman parte del gobierno habían recomendado en los últimos días evitar grandes actos y un tono revanchista para el aniversario. A su entender, entre los recientes escándalos protagonizados por Bolsonaro, las dificultades que enfrenta en el Congreso la reforma previsional impulsada por el gobierno, el ambiente político enrarecido que dejó el arresto del expresidente Michel Temer (2016-2018), y la amenaza de una huelga de camioneros, es preferible atravesar esta fecha sin nuevos sobresaltos innecesarios. Pero Bolsonaro se empeñó en asegurarse que haya conmemoraciones para atizar a su base de apoyo ultraderechista, con el riesgo de generar una nueva polémica.

Ya en las redes sociales se impuso como tendencia la frase "dictadura nunca más", y varios políticos opositores expresaron su rechazo a la actitud del mandatario.

"Existe una frontera entre democracia y barbarie. Al determinar la conmemoración del golpe del ‘64, el presidente de la República decidió permanencer del lado de la barbarie, donde siempre estuvo", señaló el diputado Marcelo Freixo, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

"Bolsonaro, elegido democráticamente, quiere homenajear la dictadura. El recorte de libertades, las torturas y las muertes ocurridas en el golpe del ’64 no deberían ser motivo de conmemoración", se quejó por su parte el diputado Alessandro Molon, del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Organizaciones defensoras de los derechos humanos, como el grupo Tortura Nunca Más, convocaron a manifestaciones en repudio del golpe y de la dictadura para el domingo, que promete ser un día agitado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.