Polémica por la fortuna del próximo líder chino

Xi Jinping y su familia están en la mira
Natalia Tobón Tobón
(0)
7 de julio de 2012  

PEKIN.- Ya golpeada por varios escándalos en lo que va de este año de transición presidencial, la cúpula del poder chino enfrenta otra polémica: la sospechosa fortuna de la familia de Xi Jinping , designado para suceder al presidente Hu Jintao en octubre próximo. Y para combatir las suspicacias públicas apeló esta semana a uno de sus métodos más usados, la censura.

"Por favor, tenga en cuenta que es probable que la búsqueda «Xi Jinping» en China continental esté bloqueada temporalmente. Este bloqueo no es controlado por Google." Este es el mensaje que aparece cuando se intenta buscar información de quien se cree que será el próximo mandatario chino .

La razón: la agencia de servicios financieros Bloomberg publicó recientemente un extenso reporte sobre la fortuna de la familia -cercana y extendida- de Xi Jinping, al afirmar que son prominentes empresarios en los sectores de "tierras raras", tecnología y bienes raíces. La página de Bloomberg y su revista Business Week están también censuradas en China.

Si bien el reportaje afirma que ninguno de los registros de propiedades y acciones vinculan directamente a Xi Jinping; a su esposa, la famosa cantante Peng Liyuan, ni a su hija Xi Mingze -que se rumorea que estudia en Harvard con otro nombre-, llamó la atención que el gobierno chino haya bloqueado de forma inmediata la publicación y los resultados de las búsquedas en Google.

Detrás de la censura se puede rastrear una protección por parte del gobierno al nombre de sus principales líderes, pocos meses antes de la transición del poder.

En la familia de Xi Jinping los grandes accionistas en diferentes empresas son su hermana Qi Qiaoqiao; su esposo, Deng Jiagui, y su hija Zhang Yannan, así como su cuñado Wu Long, esposo de su hermana Qi An'nan, y su hermano Xi Yuanping.

Todos están vinculados a empresas que se desempeñan en sectores que han sido cuestionados ampliamente en los últimos años.

Los Deng tienen acciones en Jiangxi Rare Earth, una compañía dedicada a productos de níquel, cobalto, tungsteno y otras tierras raras. Un tema que precisamente llevó a China ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por denuncias de monopolio.

Los Deng también poseen varias viviendas millonarias en Hong Kong, así como un terreno de 10.000 metros cuadrados en Pekín, en donde se construyó un complejo de lujo que vende departamentos por 15 millones de yuanes (dos millones de dólares).

El otro cuñado del futuro presidente, Wu Long, estaría vinculado a la empresa New Postcomm, una compañía que maneja millones de yuanes en contratos con la empresa estatal China Mobile, la proveedora de telefonía celular más grande del mundo.

Su hermano Xi Yuanping es asesor de la organización consejera para el gobierno Energy Conservation Environmental Protection Association, y su sobrina -hija precisamente de Wu Long y Qi An'an- manejaría un fondo de inversión en temas ambientales por más de 1000 millones de dólares.

"Frene a su cónyuge, hijos, parientes, amigos y personal, y jure no usar su poder para beneficio propio", habría declarado Xi Jinping en un encuentro anticorrupción en 2004. Estas palabras hoy se ponen en discusión.

Un cable de la embajada de Estados Unidos publicado por WikiLeaks describió al vicepresidente como alguien que "sabe cuán corrupta es China" y que rechaza la comercialización de la sociedad china a través de los "nuevos ricos, corrupción oficial y la pérdida de valores".

Sin embargo, según la fuente de la embajada estadounidense, "Xi no es corrupto y no le interesa el dinero, pero sí puede ser corrompido por el poder".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.