¿Por qué Barack Obama cambiará el nombre a McKinley, la montaña más alta de EE.UU.?

La montaña de 6193 metros ubicada en Alaska recuperará su nombre original; el anuncio oficial lo hará mañana el mandatario en Anchorage
(0)
30 de agosto de 2015  • 20:40

WASHINGTON.- La montaña más alta de Estados Unidos dejará de llamarse McKinley y recuperará su antiguo nombre: Denali, según adelantó hoy la Casa Blanca poco antes de que el presidente Barack Obama viaje a Alaska para hacer el anuncio oficial.

Denali significa "El más alto" en lengua atabascana y desde siempre ha sido reverenciado por las tribus nativas de Alaska como un lugar sagrado.

El nombre ha sido desde hace tiempo punto de conflicto para los nativos de Alaska, que durante años se han referido de manera informal como Denali, a la montaña de 6193 metros, que se encuentra en el Parque Nacional que lleva su nombre y atrae por año a medio millón de visitantes de todo el mundo.

Sin embargo, en 1896 un buscador de oro decidió bautizar la montaña con el nombre del vigésimo quinto presidente de Estados Unidos, William McKinley, y así se ha conocido oficialmente desde que el Congreso lo ratificó en 1917.

La propuesta del cambio de nombre fue lanzada por el estado de Alaska en 1975 y ahora, a través de su autoridad ejecutiva, la secretaria de Interior de Estados Unidos, Sally Jewell, ha decidido que el monte vuelva a llamarse Denali "para reflejar la herencia de los nativos".

"Esta designación reconoce el estatus sagrado de Denali para generaciones de nativos de Alaska", detalló la Casa Blanca en un comunicado.

Los mayores detractores de que la montaña recuperara su nombre eran del estado de Ohio, cuna del presidente William McKinley, que fue asesinado en 1901.

La Casa Blanca recordó hoy que McKinley "nunca puso un pie en Alaska" y "durante siglos" el monte, el más alto de Norteamérica, se había llamado Denali, "un nombre ampliamente utilizado en todo el estado en la actualidad".

Obama prevé anunciar el cambio de nombre del monte mañana en Anchorage, la mayor ciudad de Alaska, al inicio de una gira de tres días por el estado centrada en advertir de nuevo de los peligros del cambio climático y en defender su autorización a la compañía Shell para realizar perforaciones en aguas del océano Ártico.

En Anchorage, el presidente participará en una mesa redonda con ciudadanos de Alaska, además de intervenir en una conferencia sobre el Ártico patrocinada por el Departamento de Estado.

A esa conferencia asisten ministros de las naciones del Ártico y científicos para abordar cómo el cambio climático está transformando esa región y aumentar la conciencia mundial sobre cómo ese fenómeno tiene un impacto global, según la Casa Blanca.

El secretario de Estado, John Kerry, inaugurará esta noche la conferencia con una cena de bienvenida a los asistentes cerrada a la prensa.

El martes, Obama viajará al área de la Península de Kenai y realizará una excursión en barco por el Parque Nacional de los Fiordos para "ver los efectos del cambio climático de primera mano", de acuerdo con la Casa Blanca.

Ya el miércoles, Obama viajará a la localidad de Dillingham, donde se reunirá con pescadores y familias de la zona, y a continuación se desplazará a Kotzebue y se convertirá en el primer presidente de Estados Unidos que visita el Ártico estando en el cargo.

Agencias AP, DPA y EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.