Por qué crece el interés de los argentinos para radicarse en Paraguay

Asunción, la nueva meta de inversores argentinos
Asunción, la nueva meta de inversores argentinos Fuente: Archivo
Rubén Guillemí
(0)
28 de enero de 2020  • 20:58

El empresario argentino Branko Vuckovich, de 59 años, tuvo un déjà vu luego de las PASO de agosto cuando su hotel boutique La Misión, el cinco estrellas más lujoso de Asunción, comenzó a llenarse de inversores argentinos que lo consultaban sobre la posibilidad de radicarse en Paraguay.

"Nunca tuvimos tantos huéspedes de la Argentina en busca de emprendimientos", contó telefónicamente Vuckovich a LA NACION.

Branko Vuckovich
Branko Vuckovich Crédito: Archivo

La llegada masiva de inversores argentinos le hizo recordar el dilema al que él mismo se enfrentó en 2005 cuando luego de seis años de un exitoso emprendimiento inmobiliario en Miami, reunió a su esposa y a sus cinco hijos para decidir si invertían sus ganancias en la Argentina y regresaban al país, o evaluaban otra alternativa.

"La necesidad de poder pensar en el largo plazo, programar nuestra vida para algo más de un año, fue fundamental en la decisión de elegir a Paraguay. Yo llegué a Asunción con un proyecto hotelero a consolidarse en diez años. Y eso es impensable en la Argentina. Además, tantos años de frustraciones afectaron mucho a la gente y la calidad de vida de los argentinos. Y la diferencia se siente mucho en el estado de ánimo en las calles de Buenos Aires si se lo compara con Asunción", comentó el empresario.

Vuckovich forma parte de las decenas de miles de inversores argentinos que se radicaron en Paraguay en los últimos años, un dato que sorprende incluso a las autoridades de ese país.

"Por un lado tenemos que en los últimos cinco años se radicaron 70.000 argentinos. Eso incluye empresarios, inversores y gente común. Además, entre 2017 y 2019 llegaron a Paraguay inversiones por 40 millones de dólares provenientes de la Argentina. Y sospechamos que tanto la cantidad de personas que se radicaron como las inversiones son aún mucho mayores", dijo a LA NACION el viceministro de Economía, Humberto Colmán.

El viceministro Colman
El viceministro Colman Crédito: Archivo

En un vecindario regional caracterizado por las crisis y el estancamiento, Paraguay es hoy la economía que más crece. En los últimos dos años se expandió alrededor de un 3,5%, y su inflación se mantiene desde hace años a niveles razonables cercanos al 4% anual.

Pero Colmán destaca también la estabilidad en las reglas del juego como uno de los atractivos que señalan los inversores que especialmente se dedican a los agronegocios y al rubro inmobiliario. "Lo que los empresarios argentinos me dicen es que valoran una economía que tiene reglas estables y que es mucho más competitiva en términos generales. Por ejemplo, entre empleador y empleado aportan un 25% del sueldo a la seguridad social, y tanto el impuesto a las ganancias como el IVA son de apenas del 10%. Si el inversor quiere reinvertir en Paraguay paga un 10% de impuestos y si remesa su dinero al exterior la tasa es del 15%. Todo eso da muchas seguridades a los emprendedores", explicó el viceministro de Economía.

Vuckovich, un porteño cuentapropista que se radicó por primera vez en Paraguay a los 25 años para trabajar en el negocio de agroexportación, hizo un paralelo entre su vida y la de su padre, un inmigrante serbio-montenegrino que decidió quedarse en la Argentina.

"Yo creo que mi padre, dedicado al negocio de la importación, me superaba ampliamente en sus capacidades comerciales, muy ordenado y prolijo en sus cuentas. Como era importador, sus deudas eran en dólares y sus ingresos en pesos. Y toda su vida fueron ciclos de ramalazos en los que las crisis económicas argentinas le arrebataban lo que había logrado con esfuerzo. Entonces, cuando decidí irme a vivir al exterior, me dije: 'Yo no quiero esto para mi familia y para mi'", señaló Vuckovich.

El empresario confiesa que por momentos extraña el "refinamiento" de la capital argentina, pero que su experiencia paraguaya le permite regresar frecuentemente y recorrer las calles porteñas con otra actitud. "En Paraguay la gente tiene más tiempo, no anda tan estresada y a las apuradas. Así también pude aprender a disfrutar mejor cada viaje a Buenos Aires. Ando más relajado, y valoro mucho más el encuentro con cada familiar y cada amigo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.