Raúl Sendic, el vicepresidente uruguayo que cayó por desprestigio