Roseana Sarney quiere hacer historia en Brasil

Hija del ex mandatario José Sarney, aspira a la presidencia
(0)
2 de diciembre de 2001  

SAN PABLO.- Dos meses atrás su nombre ni siquiera figuraba en las encuestas. Hoy, Roseana Sarney, gobernadora del Estado nordestino de Maranhao e hija del ex presidente José Sarney, ocupa cómodamente el segundo lugar en esas mismas encuestas y podría convertirse, dentro de once meses, en la primera presidenta de la historia del Brasil.

El candidato con mejores intenciones de voto (31,1%) hoy continúa siendo, por cuarta elección consecutiva, Luiz Inacio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores. Si no fuera porque también arrancó en ventaja en las últimas tres elecciones y perdió por poco, podría decirse que será el próximo presidente del Brasil.

En ese contexto, el probable candidato del oficialismo del presidente Fernando Henrique Cardoso será José Serra, su actual ministro de Salud y levemente más a la izquierda que Cardoso. Su nombre aún no fue confirmado como candidato, pero en las encuestas aparece con apenas 4,8% a 6% de los votos.

La sorpresa

Es entonces cuando surge Roseana. Su partido, el Partido de Frente Liberal (PFL, derecha), es una fuerza aliada a la socialdemocracia de Cardoso. Para mantener su cuota de poder en la candidatura oficialista, el PFL decidió lanzar a Roseana, simplemente para después negociar una buena posición en la fórmula de gobierno -algunos ministerios y la vicepresidencia, ya ocupada hoy por el pefelista Marco Maciel-. Pero entonces, la sorpresa: el nombre de Roseana creció más de lo esperado. Y el PFL descubrió que, en lugar de adherirse como una rémora a un candidato oficialista, como lo hicieron durante toda su historia, podrían ellos mismos ser líderes de la fórmula oficialista.

Las encuestas dicen que Roseana tiene el 19% de la preferencia electoral, entre dos y tres veces más que el candidato socialdemócrata. Entonces, ¿por qué no es Roseana la candidata del oficialismo de Cardoso y de la derecha del PFL al mismo tiempo? Cardoso ya dio su visto bueno: "El candidato será quien esté en mejores condiciones electorales", deslizó.

Pero en privado Cardoso opina que Roseana no tiene capacidad para gobernar. Operadores de Brasilia dicen que el propio PFL tampoco está tan seguro de que Roseana llegará a disputar las elecciones, y las apuestas apuntan a que el partido terminará asociándose, una vez más, al candidato de Cardoso.

Un rostro bonito

A los 48 años, y con un rostro bonito, curtido por el sol, Roseana fue siempre una dirigente de interior. Su nombre creció en las encuestas por la novedad de ser una candidata mujer, por ser nordestina -región de la que surge la población pobre de casi todo el país- y por ofrecer un discurso populista que estaba ausente en el abanico de opciones. Creció, también, porque su apellido es conocido y porque la campaña de publicidad a su alrededor es impresionante: carteles en las calles, propaganda en los mejores horarios de la televisión, diarios. "No resistirá la campaña", dice Nelson Biondi, jefe de marketing de Serra.

Para Biondi, como la campaña no se lanzó formalmente, Roseana aún no comenzó a sufrir las críticas de los adversarios ni de la prensa. Y, como afirma un dicho popular brasileño, tiene un "techo de vidrio" fácil de quebrar con pocas "pedradas". Para empezar, su padre dejó el poder en 1989 con índices de hiperinflación inéditos. La familia Sarney es una típica familia rica de interior, de un poder casi feudal. Gobierna Maranhao desde hace casi 30 años, en los que el Estado logró consolidarse como uno de los tres más miserables del país.

Roseana fue gobernadora de Maranhao en 1994 y fue reelegida en 1998. Durante sus dos gestiones la pobreza creció y aumentó la evasión escolar, mientras en el resto del país caía.

Roseana se casó a los 25 años, tiene una hija adoptiva y dos nietos. Ya se hizo 12 cirugías por problemas de salud, que llegaron a impulsar su figura como la de una luchadora que se sobrepone a todos los males. Es carismática, habla de forma simple y conquista a las personas mostrándose cercana y digna de confianza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.