Rusia: tres médicos caen misteriosamente por la ventana mientras crece la presión

Un trabajador médico sale de una tienda de campaña de un punto de prueba para el coronavirus en el centro de Moscú
Un trabajador médico sale de una tienda de campaña de un punto de prueba para el coronavirus en el centro de Moscú Fuente: AFP
(0)
7 de mayo de 2020  • 12:04

MOSCÚ.- Los dos paramédicos rusos estaban vestidos para trabajar en el video, con máscaras cubriendo sus narices y bocas mientras entregaban un mensaje sombrío. El narrador se identificó como Alexander Kosyakin y su colega como Alexander Shulepov.

Shulepov acababa de enterarse de que había dado positivo por el coronavirus, dijo Kosyakin, sin embargo, "el médico jefe nos obliga a seguir trabajando".

"No hemos sido liberados de nuestro turno", dijo Shulepov. Ambos trabajan en Voronezh, a unos 300 kilómetros al sur de Moscú.

En un segundo video publicado días después por el secretario de prensa del departamento regional de salud, Shulepov retiró esos comentarios, diciendo que había sido "emocional" y que su jefe finalmente le dijo que dejara de trabajar.

Luego Shulepov fue ingresado en el hospital, y fue allí, el 1 de mayo, que se cayó de una ventana del segundo piso en lo que las autoridades locales han llamado accidente.

Shulepov, que se encuentra en estado crítico con una fractura de cráneo, es el tercer profesional médico ruso en dos semanas en caer misteriosamente de la ventana de un hospital. Los otros dos murieron.

Una semana antes de la caída de Shulepov, Natalya Lebedeva, que dirigía una estación de ambulancias en un centro de entrenamiento de cosmonautas en las afueras de Moscú, cayó muerta desde una ventana en el hospital donde estaba siendo tratada por presunta Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus. Al día siguiente, Yelena Nepomnyashchaya, la jefa de un hospital en Krasnoyarsk, en el oeste de Siberia, se cayó de la ventana de su oficina del quinto piso, según los informes, justo después de haber tenido una conferencia telefónica con funcionarios regionales de salud.

Nepomnyashchaya supuestamente se opuso a convertir una sala en el hospital para alojar pacientes con coronavirus debido a la escasez de personal capacitado y equipo de protección, según un informe de noticias local que citó fuentes anónimas. Los funcionarios de salud de Krasnoyarsk negaron que se haya realizado la conferencia telefónica.

Los incidentes han puesto de relieve las crecientes tensiones en un sistema de salud bajo presión por un aumento de casos de coronavirus y la escasez de profesionales médicos.

Con doctores, enfermeros y paramédicos que representan aproximadamente el 7% de las muertes por coronavirus oficiales del país, la comunidad médica ha recurrido cada vez más a las redes sociales para expresar sus frustraciones sobre las malas condiciones de trabajo y la continua ausencia de estipendios prometida por el presidente Vladimir Putin.

Los trabajadores del cementerio que usan equipo de protección entierran a una víctima de coronavirus en un cementerio en las afueras de San Petersburgo el 6 de mayo de 2020
Los trabajadores del cementerio que usan equipo de protección entierran a una víctima de coronavirus en un cementerio en las afueras de San Petersburgo el 6 de mayo de 2020 Fuente: AFP

Algunos, como Marianna Zamyatina, cardióloga en San Petersburgo, y Natalya Lyubimaya, una médica junior que trabajaba en el principal hospital de coronavirus de Moscú, han renunciado a sus trabajos.

"Si no hubiera renunciado, me habría infectado en un par de días", dijo Zamyatina, y agregó que sus quejas a la administración del hospital sobre equipo de protección inadecuado resultaron en una degradación. Como el hospital no le suministró una máscara de respirador, dijo, usaba un escudo de soldadura que compró su esposo.

Zamyatina dijo que del personal de cardiología de 15 personas reasignado para trabajar con pacientes con coronavirus, cinco se infectaron.

En Rusia, la vigilancia facial y la amenaza de prisión se utilizan para hacer que las cuarentenas de coronavirus se mantengan.

Rusia ha registrado más de 10.000 nuevos casos por cuarto día consecutivo. El total confirmado del país ha ascendido a 165.000, con más de 1500 muertes. No hay datos oficiales sobre cuántos profesionales de la salud han muerto por el coronavirus, por lo que los médicos crearon anónimamente una "lista de memoria" en línea para llevar un recuento de sus colegas caídos. Hasta este miércoles, tenía 108 nombres.

Dos días antes de que Kosyakin grabara el video con Shulepov, escribió una publicación en las redes sociales en la que se quejaba de la escasez de equipos de protección personal en el hospital Novousmanskaya, donde trabajaba. La publicación fue eliminada más tarde sin su conocimiento, dijo, y las autoridades le informaron que enfrentaría cargos por difundir "noticias falsas" sobre el virus. El departamento de salud regional de Voronezh negó las afirmaciones de Kosyakin.

"Muchos de mis colegas dijeron que soy como un revolucionario o un rebelde, pero no lo soy", dijo Kosyakin. "Sólo estoy diciendo la verdad."

Pero tales testimonios en primera persona han estado apareciendo con mayor frecuencia, al igual que los informes de renuncia de médicos. El médico jefe del hospital de la ciudad de Omsk, Georgy Sobolev, renunció el martes "porque no pudo mantener a su personal alejado del virus o no tomó las medidas de seguridad epidemiológica necesarias", dijo la ministra de salud de la región, Irina Soldatova, en un comunicado. Unos 16 miembros del personal del hospital han contraído el coronavirus.

Lyubimaya, que trabaja para la empresa de subcontratación médica Arni, dijo que el hospital Kommunarka de Moscú obligó al personal médico a utilizar equipo de protección usado.

"Tengo cinco hijos", dijo Lyubimaya. "Una cosa es arriesgar mi propia vida, pero no quiero arriesgar la vida de mi familia y mis hijos".

La "gota que colmó el vaso" de Lyubimaya fue el salario. En un discurso televisado el mes pasado, Putin prometió asignar 132 millones de dólares a bonos mensuales para trabajadores de la salud; los doctores que tratan a pacientes con coronavirus recibirían 1000 dólares adicionales por mes, mientras que las enfermeras, los médicos de ambulancia y los conductores obtendrían cantidades que van desde 335 a 670 dólares. Lyubimaya dijo que aún no ha recibido ese dinero, un reclamo hecho eco por Zamyatina.

"La situación con los pagos no es excelente, ni mucho menos", dijo Andrei Konoval, copresidente de la asociación sindical médica independiente Action. Incluso los pocos que recibieron los bonos recibieron solo una fracción de las cantidades prometidas, dijo Konoval, porque el dinero se calculó en función de las horas dedicadas al tratamiento de pacientes con coronavirus, no se entregó como una suma global.

Lyubimaya dijo que había ganado aproximadamente 350 dólares por un mes de trabajo en Kommunarka, menos de lo que ganaba antes de comenzar a trabajar con pacientes con coronavirus. Ella dijo que docenas de enfermeras y personal médico junior también habían renunciado junto con ella, algo que Denis Protsenko, el médico jefe de Kommunarka, ha negado. Protsenko se ha recuperado de su propio combate con el virus.

Una pareja con barbijos camina en el centro de Moscú el 7 de mayo de 2020, en plena pandemia de coronavirus
Una pareja con barbijos camina en el centro de Moscú el 7 de mayo de 2020, en plena pandemia de coronavirus Fuente: AFP

Después de que Lyubimaya expresó sus preocupaciones en un video ampliamente difundido, Protsenko dijo en Facebook que las acusaciones sobre la falta de equipo de protección personal en el hospital eran falsas y que su hospital había cumplido todas sus obligaciones con Arni. Agregó que estaba en conversaciones con la compañía para tratar de ayudar a resolver el problema de pago.

Dmitry Peskov, vocero de Putin, puso en duda las credenciales de Lyubimaya en una entrevista televisiva y dijo que Arni no le había pagado el dinero.

El ostracismo ha sido durante mucho tiempo una posible consecuencia por hablar en Rusia. Kosyakin, el paramédico en Voronezh, volverá a trabajar una vez que se complete su cuarentena de dos semanas. Dijo que está preocupado por la recepción de colegas y la administración del hospital debido a sus publicaciones en las redes sociales. Pero está más preocupado por la condición de su colega después de caer dos pisos.

"Simplemente no sé qué decir", dijo Kosyakin. "Los médicos de alto rango y altamente calificados se están cayendo por las ventanas. No tengo ninguna explicación para eso".

Los trabajadores médicos rusos dicen que el coronavirus está devastando sus filas. Pero los jefes de hospital guardan silencio. Rusia tiene un gran fondo para tiempos de crisis. Pero Putin está dudando sobre el plan de rescate radical.

The Washington Post

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.