Sin comida, remedios ni respiro: la muerte de un chico encarna todas las penurias juntas de Venezuela