Temer decretó la intervención federal del norteño estado de Roraima, en crisis por la llegada de inmigrantes venezolanos

Migrantes venezolanos ingresan en Brasil por el estado norteño de Roraima, intervenido hoy por el presidente Michel Temer
Migrantes venezolanos ingresan en Brasil por el estado norteño de Roraima, intervenido hoy por el presidente Michel Temer Fuente: Reuters
Alberto Armendáriz
(0)
10 de diciembre de 2018  • 12:25

RIO DE JANEIRO.- Tal como había anunciado la semana pasada, el presidente Michel Temer decretó hoy la intervención federal del norteño estado de Roraima, que atraviesa una delicada situación financiera y de seguridad, agravada por la constante llegada de inmigrantes de la fronteriza Venezuela.

La decisión fue tomada luego de un acuerdo con la gobernadora Suely Campos, del Partido Progresista (PSL), quien aceptó dejar el poder anticipadamente en manos del vencedor de las elecciones de octubre, Antonio Denarium, miembro del Partido Social Liberal (PSL), el mismo del presidente electo Jair Bolsonaro. El nuevo gobernador asumirá oficialmente el cargo el 1 de enero, pero hasta entonces ejercerá como interventor federal para intentar poner orden cuanto antes en las cuentas estatales, desbordadas por el aumento de gastos que ha significado el flujo migratorio venezolano.

Con los sueldos de la mayoría de los empleados públicos atrasados desde septiembre, dos semanas atrás los agentes penitenciarios iniciaron una huelga, a la que la semana pasada se sumó la policía civil, y más tarde las esposas de los policías militares bloquearon los cuarteles de la policía militar también en protesta por la falta de pago de salarios. Como consecuencia, hubo un alza en la criminalidad y la gobernadora Campos –que ya había hecho varios reclamos en el último año al gobierno federal- pidió la asistencia de Temer.

A diferencia de la intervención federal decretada en febrero por Temer en la seguridad del estado de Río de Janeiro, para detener la violencia de los grupos narcotraficantes y el alza de la criminalidad, en Roraima se trata de un control total.

"Vamos a colocar inmediatamente en práctica una reforma administrativa, una reforma tributaria, eliminar los excesos, acabar con los desperdicios, las sobrefacturaciones de contratos para que puedan sobrar recursos y pagar rigurosamente al día a todos los empleados públicos y proveedores", señaló Denarium al ponerse al frente de la intervención, que le permite usar fondos federales para resolver temas de seguridad pública y pasar por alto leyes estatales.Ya anoche, en una entrevista con el canal Globonews, indicó que también planea hallar una forma para reducir la cantidad de venezolanos que se instalen en Roraima.

"Vamos a hacer un trabajo junto al gobierno federal para restringir la entrada de venezolanos a Brasil y vamos a trabajar asimismo en llevar a los venezolanos a otros estados del país", resaltó.

Sin embargo, más tarde el propio presidente Temer contradijo a Denarium. "Nuestra política es una de apoyo a los refugiados desde el primer momento. Transmitimos al interventor esa información y él acordó inmediatamente. Dijo que en cuanto sea interventor, seguirá esas directrices; no habrá restricción", subrayó el mandatario.

Según las autoridades federales, en los últimos tres años más de 100.000 venezolanos han cruzado a Roraima por la crisis económica que enfrenta el vecino país caribeño gobernado por el cuestionado presidente Nicolás Maduro. Su llegada dejó los servicios públicos del estado al borde del colapso, con varios centros de refugiados montados. La gobernadora Campos llegó incluso a considerar el cierre de la frontera a los venezolanos, pero la Justicia local y el gobierno de Temer se opusieron. Desde Brasilia se buscó repartir a los inmigrantes entre otros estados, pero el proceso ha sido lento mientras unos 800 venezolanos siguen arribando por día; y los militares enviados para aplacar los problemas de seguridad no han sido suficientes.

Aunque en un principio Bolsonaro había criticado el manejo de la crisis humanitaria que hizo el gobierno de Temer y aprovechó para fustigar al régimen de Maduro, en las últimas semanas el presidente electo atenuó su posición, prometió que colaboraría con Naciones Unidas para establecer campos de refugiados y hallar una solución permanente.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.