Ucraniagate: un segundo informante amplía la evidencia contra Trump

Donald Trump
Donald Trump Fuente: AFP
Los abogados del hombre que reveló las presiones del presidente en una llamada afirmaron que hay otro testigo protegido
Rafael Mathus Ruiz
(0)
7 de octubre de 2019  

WASHINGTON.- Los abogados del informante que desató el Ucraniagate y dejó al presidente Donald Trump en la antesala de un juicio político confirmaron ayer que existe un segundo informante con conocimiento de "primera mano" sobre las presiones de la Casa Blanca a Ucrania para que investigue a rivales políticos del presidente.

Mark Zaid, abogado del agente de la CIA que realizó la primera denuncia contra Trump, indicó que el segundo informante también hizo una "divulgación protegida" y quedó bajo el paraguas de una ley que resguarda a los funcionarios que revelan información.

"Este informante tiene conocimiento de primera mano", indicó Zaid en Twitter.

La revelación de un segundo informante amplía aún más el copioso cuerpo de evidencia develado en los últimos días en contra de Trump y la Casa Blanca sobre el uso de la política exterior de Estados Unidos para intentar recopilar información en contra de los demócratas, y en particular, Joe Biden, uno de los líderes de la interna presidencial de la oposición, cuando falta un año para la elección en la cual se elegirá al próximo presidente.

La denuncia del primer informante, documentos oficiales, el testimonio de un diplomático del Departamento de Estado en el Congreso y mensajes de textos entre funcionarios han apuntalado la acusación de los demócratas a Trump, a quien culpan de haber abusado de la presidencia al condicionar ayuda militar a Ucrania y el respaldo al presidente, Volodimir Zelenski, a cambio de avances en investigaciones con las que Trump esperaba obtener munición política.

Trump ha desplegado una aguerrida defensa personal en Twitter destinada a socavar la credibilidad del informante, destrozar a sus críticos y acusar a los demócratas de corruptos y de liderar un "golpe" en su contra. Salvo contadas excepciones, los republicanos han cerrado filas detrás del mandatario, que una y otra vez ha insistido en que nada de lo que ha hecho es ilegal o incorrecto.

Trump no hizo alusión a la aparición de un segundo informante. En cambio, usó Twitter para redoblar sus ataques contra Biden.

"Es increíble ver y leer las fake news y cómo hacen todo lo posible para proteger al dormilón Joe Biden y su hijo expulsado del ejército, Hunter, que recibió 100.000 dólares al mes (y más y más) de una empresa con sede en Ucrania, a pesar de no tener experiencia en el sector energético", tuiteó el presidente republicano.

Estrategia

La revelación de un segundo informante puede ser particularmente dañina para la estrategia mediática del presidente porque una de sus líneas de ataque favoritas contra el primer informante es que solo accedió a "información de segunda mano", es decir, construyó su denuncia con aportes de otras fuentes. Pero el segundo informante, según su abogado, tiene información de "primera mano", lo cual sugiere que es un testigo directo del vínculo entre Estados Unidos y Ucrania que provocó el escándalo.

A esa nueva denuncia se suman los mensajes de texto conocidos en los últimos días entre el embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland; el representante para Ucrania, Kurt Volker, y funcionarios que dejan en claro que el gobierno de Zelenski perdería o vería postergada ayuda militar por casi 400 millones de dólares y una visita crucial a la Casa Blanca a menos que movilizara investigaciones que podrían generar información perjudicial sobre Biden; su hijo, Hunter Biden, y el origen de la investigación del Rusiagate, a la que Trump siempre vio como una gran conspiración en su contra.

Mientras los demócratas avanzan con el impeachment, y Trump despliega su furiosa batalla para ganar la opinión pública en Twitter, unos pocos republicanos se distanciaron del presidente. A los senadores Mitt Romney y Ben Sasse, que criticaron el pedido de Trump a China de sumarse a las investigaciones que pidió a Ucrania, se sumó la senadora de Maine, Susan Collins.

"Creo que el presidente cometió un gran error al pedirle a China que se involucre en la investigación de un oponente político, es completamente inapropiado", dijo Collins el fin de semana.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.