Un hombre murió en una explosión mientras preparaba una sorpresa para el baby shower de su hijo