Una propuesta indecente que terminó en la Corte

Un ejecutivo quiso comprar a una mujer por US$ 1.000.000
(0)
4 de mayo de 2003  

LONDRES (The Sunday Times).- En una versión real de la película de Hollywood "Propuesta indecente", un ejecutivo ofreció a un hombre un millón de dólares si permitía que la esposa de éste pasara el resto de su vida con él.

Brian Maccaba, importante ejecutivo de una firma de computación, realizó la oferta de un millón de dólares (más de 600.000 libras) luego de que, supuestamente, enloqueció de amor por la mujer, que es maestra de una escuela primaria judía en el norte de Londres y a la que describió como su "verdadera alma gemela".

En una carta a la pareja, Alan y Nathalie Attar, sugirió que el dinero era la "llave de oro" para liberarla y una posibilidad para que su esposo recobrara su "libertad de soltero".

La oferta fue rechazada y la carta ahora es una de las principales pruebas en el caso de difamación que pronto se abrirá en la Corte Suprema. Un rabino, al que se cree que la maestra recurrió, supuestamente acusó a Maccaba de ser un conocido adúltero que acosaba a jóvenes parejas judías recién casadas.

Maccaba, católico irlandés de 45 años, casado y convertido al judaísmo, respondió demandando al rabino por calumnias, en este caso que ha escandalizado a la comunidad judía.

En "Propuesta indecente", estrenada en 1993, Robert Redford representa a un playboy millonario que ofrece un millón de dólares a una pareja (Woody Harrelson y Demi Moore), si ella acepta pasar una noche con él.

Maccaba, cuya riqueza se calcula en 70 millones de libras y es importante ejecutivo de Cognotec, compañía con base en Irlanda que provee software a grandes bancos y corporaciones, es también un influyente miembro de la comunidad judía y ha organizado viajes de destacadas figuras israelíes a Gran Bretaña, incluidos encuentros con Tony Blair en Downing Street.

La propuesta por escrito

Fuentes cercanas a la corte suponen que Maccaba entregó la nota a la mujer, que tiene algo menos de 40 años, y que en el proceso se la conoce como señora A, para ganar su afecto. El la conoció cuando ella comenzó a trabajar en la escuela primaria Beth Yosef, que es sostenida económicamente por una organización de caridad dirigida por Maccaba.

En la carta manuscrita, titulada "Golpear a la puerta del cielo", Maccaba supuestamente se describe como "el desconocido" y explica sus sentimientos hacia el objeto de su amor: "El desconocido decía que ella era su verdadera alma gemela, que la amaría por siempre. Que haría cualquier cosa por ella si ella fuera libre. Liberarla, una llave de oro. Nuevamente la libertad del soltero, un millón de dólares en efectivo, en el banco, libres de impuestos".

Maccaba escribió que el dinero permitiría a Alan Attar ayudar a los padres de su esposa o enviar a los hijos de la pareja a las mejores universidades. También sugirió que le permitiría "ser un playboy en el sur de Francia por algún tiempo".

Cruce de acusaciones

La carta fue presentada como evidencia en la corte por Dayan Lichtenstein, uno de los más famosos jueces rabínicos de Gran Bretaña, que enfrenta ahora las acusaciones de Maccaba de difundir calumnias sexuales acerca de su persona.

Maccaba manifestó que el rabino lo describió en una ocasión como "conocido adúltero que ha estado involucrado en numerosos affaires con mujeres casadas de la comunidad judía".

Maccaba también supone que en otra oportunidad el rabino le comentó a un conocido que él era "un pervertido" y "un adúltero involucrado en todo tipo de perversión sexual, y particularmente en acosar a jóvenes judíos recién casados".

Maccaba, que es uno de los miembros más poderosos de la comunidad judía del norte de Londres, declinó hablar sobre el asunto la semana pasada porque el caso ya estaba en los tribunales. Sin embargo, amigos suyos dijeron que la corte judía ya había examinado las acusaciones de acoso sexual y encontró que no había actuado inapropiadamente.

Agregaron que la campaña de "calumnias y hostigamiento" del rabino había dañado la vida personal y profesional de Maccaba.

El vocero del rabino, Nathan Dony, negó que Lichtenstein hubiera realizado comentarios difamatorios.

Nathalie Attar no estaba disponible para realizar ningún comentario. Sus amigos manifestaron que tanto ella como su esposo habían dejado Londres rumbo a Israel.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.