Urbanización: la diferencia entre vivir en una favela y un barrio

En Río de Janeiro, el Estado busca conquistar los territorios con un programa de obras públicas que se desarrolla en tres comunidades y se ampliará a otras; construyen escuelas, hospitales y hasta un teleférico; un arquitecto argentino dirige dos de las iniciativas del Plan de Aceleración del Crecimiento
Luján Scarpinelli
(0)
11 de diciembre de 2009  • 09:46

RIO DE JANEIRO.- Quizás no tenga las vistas de la Bahía de Guanabara del que sube al Pan de Azúcar, pero Río de Janeiro tendrá, en poco tiempo, un nuevo teleférico. El paisaje que se abrirá tras los vidrios será muy diferente: el cable carril cruzará varios morros del norte de Río, donde se encuentra la mayor concentración de favelas de la ciudad.

El proyecto, ya avanzado, forma parte del Plan de Aceleración del Crecimiento (PAC), que impulsó el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva , y que se financia en Río de Janeiro con recursos de los otros dos gobiernos que convergen allí (municipal y estadual). El Estado busca legalizar los territorios con esta iniciativa, que tiene como objetivo el desarrollo de las favelas para mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Video

Icaro Moreno Junior, director de la Empresa de Obras Públicas del Estado de Río de Janeiro (EMOP) detalló a lanacion.com en su oficina del barrio de São Cristobão los alcances del PAC, que se inició en 2007 y se busca concluir el año próximo. "El plan comprende tres obras de urbanización en el Complejo de Alemão, Manguinhos y Rocinha", explicó. La inversión alcanza cerca de mil millones de reales de los cuales, 493 se destinaron al primer conjunto de comunidades, 290 al segundo, y 175 a Rocinha, la favela más poblada dentro y fuera de Río.

"No hay precedentes de un proyecto de estas dimensiones. El Favela Barrio tuvo buenos resultados físicos pero fue muy pequeño", aseguró el funcionario. El programa que mencionó Moreno se aplicó años atrás en asentamientos más pequeños. Según pudo saber lanacion.com de fuentes cercanas al proyecto, su impacto fue limitado en relación con sus objetivos de integración.

"La diferencia fundamental es la amplitud de las intervenciones, y la segunda, el abordaje de problema habitacional", afirmó Moreno. En el plan anterior consistió en una propuesta de integración social por medio de la constitución de espacios públicos y no en la construcción de viviendas. "En cambio, ese es el centro del programa actual -continuó el jefe de la EMOP-. Construiremos cerca de 4000 unidades habitacionales".

A eso se le suman, como parte de la misma iniciativa, soluciones de transporte (un teleférico con seis estaciones y apertura de calles), salud (tres hospitales) y educación (dos escuelas).

"En sentido global, el PAC tiene cuatro líneas: accesibilidad, medio ambiente, desarrollo económico y seguridad", resumió Moreno.

Durante una estada en Río de Janeiro, lanacion.com recorrió algunas de esas obras con el arquitecto urbanista argentino Jorge Jáuregui, que desarrolló 20 Favela Barrios y lleva adelante el proyecto oficial en Alemão y Manguinhos. En el primer asentamiento, por ejemplo, la visita comprendió las estructuras aún vacías de una escuela técnica y un complejo de 12 edificios de departamentos.

Según datos de la EMOP, para realizar las distintas construcciones se crearon alrededor de 6000 empleos, de los cuales un 75% pertenece a las comunidades.

Diferente de la Argentina. "El PAC es un gran indicio de que el gobierno está tomando una nueva actitud para formular propuestas de equilibrio. Tiene el objetivo de saldar la deuda social", opinó Jáuregui. Para pensar la urbanización, el arquitecto tiene una premisa: "Hay una fuerza intrínseca a las favelas de Río, que hay que tener en cuenta para la transformación. El cambio implica aprovechar esa energía, la inteligencia que hay adentro, y combinarla con la que viene de afuera". Su teoría incluye, por supuesto, una voluntad política que impulse la acción para incluir a los excluidos.

En relación con la situación en la Argentina, de la que Jáuregui es buen conocedor, evaluó que la diferencia fundamental está en la concentración poblacional. En las favelas cariocas ve una mayor densidad contra la dispersión de las villas.

En ese punto, exceptuó a la Villa 31, donde hace tiempo hizo una propuesta de reestructuración socio espacial. "La solución es muy sencilla y por eso es inadmisible que no se resuelva. Requiere un trabajo casi equivalente a uno de los Favela Barrios que hice, y además tiene posibilidades muy grandes, por estar ubicada en Retiro, junto a las estaciones".

De cara a 2016. "Para 2010 hay proyectos para comenzar a urbanizar ocho comunidades. Con seguridad llegarán los recursos para concretarlos", dijo Moreno.

Járegui ya presentó su idea en Brasilia. El urbanista busca obtener otros mil millones de reales para financiar otros proyectos (que formarían parte del denominado PAC 2), en la famosa Ciudad de Dios, en el Complexo da Penha, y en otras tres de menor porte ubicadas entre Copacabana y el Pan de Azúcar.

"Con la urbanización y el acercamiento de la Policía Federal, creo que en cinco años estaremos mucho mejor", se esperanzó Moreno, incluyendo un factor clave.

Avances en la urbanización de la Villa 31

La Legislatura porteña aprobó la semana pasada la urbanización de la Villa 31 y 31 bis, donde viven unas 26.000 personas. El plan se basa en un proyecto de urbanización elaborado por el Instituto de la Espacialidad Humana de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA. Un censo del gobierno porteño mostró recientemente el aumento de población en los asentamientos: en los últimos ocho años se instalaron 11 familias por semana. Entre otros puntos, se creará una "Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa", integrada por representantes del Ejecutivo, de la Legislatura porteña y del Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe).

lanacion.com visitó Río de Janeiro y, en una serie de notas que se publicarán en días consecutivos, reflejará distintos aspectos de la realidad de la ciudad en un marco de expansión del país. Se abordarán temas como la seguridad, el turismo y la modernización de Río de cara al Mundial y los Juegos Olímpicos.

Brasil, una potencia con desafíos

Nota I de VI. Brasil, más que un país de moda

Nota II de VI. "Los Juegos Olímpicos y el Mundial ayudarán a fortalecer nuestra política de seguridad". La polémica de los muros en las favelas .

Nota III deVI. Rocinha, la favela más grande de América latina. Surf, un antídoto a los vicios de la favela

Nota IV de VI. Un referente deportivo, más allá del fútbol

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.