Valparaíso, una ciudad en continuo riesgo de derrumbe

Un equipo de rescate recoge los escombros de la casa que colapsó en el cerro Bellavista
Un equipo de rescate recoge los escombros de la casa que colapsó en el cerro Bellavista
La semana pasada se desmoronó una casa y murieron siete personas; alarma por otras viviendas construidas en los cerros
Víctor García
(0)
20 de agosto de 2019  

SANTIAGO, Chile.- Son 44 cerros que configuran una especie de anfiteatro natural con vista al océano Pacífico y que con sus coloridas casas y miradores le dan una impronta patrimonial. A poco más de 100 kilómetros de la capital, el puerto de Valparaíso es una de las urbes más importantes de Chile y uno de sus principales atractivos turísticos, pero también una ciudad que ha registrado un sinfín de desgracias en su historia.

La noche del martes pasado, precisamente, los porteños -como se los llama en el resto de Chile- fueron sacudidos por otro dramático hecho: siete personas fallecieron y dos niños quedaron heridos tras el derrumbe de una casa ubicada en el cerro Bellavista. La tragedia se desencadenó por el colapso de la vivienda enclavada en la ladera del cerro y se precipitó por dos factores: la inestabilidad estructural de la construcción y una aparente filtración de agua que saturó el material de relleno que sostenía la casa, según informó el Servicio Nacional de Geología y Minería.

Sin embargo, el problema no es nuevo en Valparaíso. Muchísimas de sus casas están erigidas en medio de quebradas, en asentamientos irregulares instalados en las laderas de los montes y en lugares de altas pendientes. Varias parecen estar "colgando" de los cerros, con la posibilidad de que ocurra un desprendimiento de terreno y se provoque una nueva tragedia.

"Valparaíso es una ciudad que convive permanentemente con el riesgo. Es una ciudad expuesta a estas situaciones. Son más usuales de lo que nos gustaría", reconoció el alcalde de la ciudad, Jorge Sharp.

Estudios recientes hablan de una considerable vulnerabilidad en algunas de las construcciones e incluso se contabilizaron las viviendas que están en riesgo de colapso en la ciudad.

"Estamos hablando de una cifra no inferior a 1500 viviendas que están en esa situación crítica en Valparaíso, porque hay que pensar que la mayoría de ellas están emplazadas en terrazas y en laderas de cerros", evaluó, tajante, el director de la carrera de Construcción Civil de la Universidad de Valparaíso, Uriel Padilla. El experto es autor junto con otros académicos de un estudio sobre la constructibilidad de los asentamientos urbanos en Valparaíso y fue quien lanzó una advertencia alarmante: que sigue siendo un riesgo caminar por el plan de la ciudad puerto.

Construcción en terrazas

"La ciudad tiene una conformación topográfica particular. Tiene una zona que es plana y rodeada de múltiples cerros que van armando esta suerte de teatro, y la manera en que la gente ha ido construyendo es de abajo hacia arriba. Entre estas pendientes hay algunas que permiten construcciones en terrazas, siempre armando estos muros de contención que permiten que el terreno se asiente. En Reñaca o Viña del Mar, que son los destinos más conocidos por los argentinos, también se construye de esta forma", dijo en conversación con LA NACION Claudia Torres, académica de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile.

Valparaíso tiene distintos tipos de suelos que también condicionan los lugares donde se edifica. Hay sectores rocosos donde se puede construir sin ningún problema, pero hay otras zonas donde el tipo de suelo es más arenoso y blando. Muchos de los muros de contención son antiguos y hechos con piedras, pero hay cuantiosas de estas barreras que son de hormigón y carecen de las armaduras (los hierros) que les dan la estructura. En definitiva, no cumplen con los estándares.

"Yo identificaría dos problemas. Uno es la ladera y el muro de contención que sostiene el terreno del cerro y donde está construida la casa, y que sí puede tener inconvenientes. El otro punto crítico es la casa, que también tiene problemas en sí misma. Lo más usual en estas casas es que tengan entramados de madera, que funcionan muy bien en términos sísmicos, pero que sufren con la humedad y con las termitas, porque Valparaíso tiene plaga de termitas. Entonces si hay filtraciones, el material pierde su resistencia con la humedad", añadió la experta estructural.

De momento, y luego de la tragedia, las autoridades municipales anunciaron la demolición de seis inmuebles con riesgo de derrumbe. Sin embargo, son muchísimas las casas en situación crítica y sus propietarios claman por estudios y acciones que puedan prevenir futuros derrumbes por la fatiga del material y el desgaste de los años.

"El puerto se está cayendo a pedazos y hay una sensación de abandono muy grande. Hemos tenido aluviones e incendios, pero lo de lo de los derrumbes provoca un miedo permanente. Los muros de las casas están agrietados, las cornisas en cualquier minuto se pueden caer, los suelos están desnivelados, las paredes están inclinadas y no sería extraño que una casa se cayera cerro abajo. Pero tampoco hay dinero para hacer reparaciones", reconoce Waldo Jiménez, un porteño que ha sido testigo de los numerosos problemas que han afectado históricamente a Valparaíso.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.