Alfred Hitchcock: experto en suspenso

A 25 años de su muerte, perdura la influencia del director que cambió la forma de hacer (y mirar) cine
(0)
29 de abril de 2005  • 10:21

Hablar sobre Hitchcock trae dos dificultades: aportar algo original, después de todo lo que ya se ha escrito – demasiado bien, para colmo– y tratar de no caer en la alabanza constante.

Quizá, una posibilidad sea dejar que el director hable por su cuenta.

"Ovejita sin mancha"

Así lo llamaba su padre. Sin embargo, cuando Hitchcock tenía 4 o 5 años, un día lo mandó con una carta a una comisaría. Después de leerla, un policía lo encerró en una celda y le dijo: "Esto es lo que le pasa a los chicos malos". Mucho tiempo después eligió esa misma frase como posible epitafio.

"Mi amor al cine es más fuerte que cualquier moral"

Como dijo Oscar Wilde en "El retrato de Dorian Gray": no existen obras moralmente buenas o malas, sino bien escritas o mal escritas. La forma (en este caso la imagen en clara supremacía en relación a la palabra) también fue una obsesión para Hitchcock, considerado por muchos el primer técnico del cine. Según él, la historia se debe contar de manera cinematográfica, recurriendo al diálogo sólo cuando no basta una sucesión de planos. Llegó a decir que "las películas mudas son la forma más pura del cine".

"Cuando la idea de base me sirve, la adopto, olvido por completo el libro y fabrico cine"

El director que François Truffaut comparó con Kafka, Dostoievsky y Poe por su espíritu inquieto, prefirió no ocuparse de grandes obras. Nunca adaptó novelas importantes porque creía que sería imposible transmitir cada palabra en la imagen.

"Algunos filmes son trozos de vida, los míos son trozos de pastel"

¿Para qué filmar historias convencionales?. Hitchcock fue uno de los primeros en pensar el drama y el terror en términos de entretenimiento, que buscó conmover al público exclusivamente a través de la disposición de las escenas.

"El suspense es el medio más poderoso para mantener la atención del espectador"

Hitchcock fue el primero en involucrar al espectador en sus films. Para mantenerlo en vilo es necesario informarlo de cosas que los personajes desconocen. Así, se convierte en cómplice de los protagonistas que se erigen en detectives – la policía en general sólo llega al final e incluso aparece en muchos casos ridiculizada- que deben develar un secreto.

También relacionó al suspense con la estructura del cuento, en cuanto a la necesidad de generar una intriga y mantenerla.

En definitiva, si la intención era conocer mejor a Alfred Hitchcock (o al cine, ya que su obra habla sobre el género mismo) hubiera sido una experiencia mucho más recomendable mirar alguna de sus películas que haber seguido leyendo este artículo.

Sobre su vida: http://usuarios.lycos.es/Hitchcock100/biografia.htm

Filmografía: http://usuarios.lycos.es/Hitchcock100/filmografia.htm

Una clase sobre el suspense

"Nosotros estamos hablando, acaso hay una bomba debajo de la mesa y nuestra conversación es muy anodina, no sucede nada especial y de repente: bum, explosión. El público queda sorprendido, pero antes de estarlo se le ha mostrado una escena anodina, desprovista de interés. Examinemos ahora el suspenso. La bomba está debajo de la mesa y el público lo sabe, probablemente porque ha visto que un anarquista la ponía. El público sabe que la bomba estallará a la una y es la una menos cuarto (hay un reloj en el decorado); la misma conversación anodina se vuelve de repente muy interesante porque el público participa de la escena. Tiene ganas de decir a los personajes que están en la pantalla: "No deberías contar cosas tan banales; hay una bomba debajo de la mesa y pronto va a estallar."

"El cine según Hitchcock" Serie de entrevistas realizadas a Hitchcock por François Truffaut

Para saber más: "El cine según Hitchcock"; "La imagen- movimiento. Estudios sobre cine 1" (Gilles Deleuze).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.