Barrio Chino

Un bazar de lo que no abunda
Silvana Moreno
(0)
4 de octubre de 2014  

Alfombra voladora y argentina para Dries Van Noten

Sólo le faltó volar a la alfombra por la que desfiló la colección de Dries Van Noten (etérea y colorida como para un picnic en el paraíso) en la reciente Paris Fashion Week. Un pastizal de lana recuperada de 48 metros de largo donde las modelos se recostaron, con sonido de pajaritos de fondo, en un clima de ensueño inspirado en Ofelia , la pintura de John Everett Millais, y la comedia shakesperiana Sueño de una noche de verano.

Fuente: LA NACION

En realidad, la alfombra voló unos días antes, pero en avión y desde Buenos Aires. La diseñó y fabricó la artista argentina Alexandra Kehayoglou (alexkeha.com) especialmente para el desfile del diseñador belga.

"Dries Van Noten nos contactó a través de una productora de moda llama Villa Eugéne, que había visto mi trabajo online", cuenta Kehaygoglou, bien conocida en el mundo alfombreril por ser parte de la familia propietaria de El Espartano, la fábrica de alfombras y tapices que cada vez se acerca más al arte (hasta alfombraron el auditorio del MNBA con diseño de autor).

Pero Kehaygoglou también es conocida por sus trabajos artísticos, siempre piezas escultóricas de gran formato en soporte textil. Que sirven tanto para admirar como para habitar: ya se aventuró a oníricas playas de lana, un zapato-bote gigante, un jardín trasero envolventes con hamaca incluida, y los pastizales como el que presentó en París, que ya la identifican hace tiempo.

Hay rumores de que la alfombra, dividida en paneles, se quedará en el estudio de Bruselas de Van Noten.

Buenas fotos, buenas ideas

Fuente: LA NACION

La fotógrafa Nicole Arcuschin (nicolearchschin.com) tiene buenas ideas, y lo mejor es que las lleva a cabo. Con sus lindas fotos (de paisajes, animales, chicas sensibles y alguna que otra casa rodante) armó postales, libros, tarjetones y calendarios. Se pueden comprar online o en las tiendas más cancheras de Buenos Aires.

Para consumir todo

Fuente: LA NACION

La uruguaya Irene Carbonell también es una chica emprendedora, y tras mucho tiempo de comprar y recuperar mantelería y vajilla antigua, dejó su trabajo oficinesco y abrió en Montevideo su espacio Té, chocolate y café (así se lo encuentra en Facebook). Uno puede tomar ahí el té más rico y, si le gusta la vajilla, se la puede llevar. Y el mantel también.

Atención lectores: hoy, Barrio Chino se despide de aquí para reencarnar en nuevos formatos.

Para enterarse, habrá que hacerse fan en Facebook.com. La palabra clave: barriochinese.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.