Ben Affleck, un Batman oscuro y "baqueteado"

Fuente: Archivo
Mañana, llega Batman vs Superman: el origen de la justicia, el nuevo film de superhéroes que enfrentará a los dos personajes más populares del universo DC
David Iztkoff
(0)
23 de marzo de 2016  

SANTA MÓNICA, California ( The New York Times).- La mañana de la entrega de los Oscar, Ben Affleck llamó a la puerta de mi habitación de hotel. No entró ni con la pomposidad de Bruce Wayne ni con el fanfarroneo de Batman, sino con una tímida disculpa por haber pospuesto nuestra conversación, prevista para el día anterior, por una súbita migraña.

"Habría sido una entrevista literalmente delirante -dijo con una sonrisa avergonzada-. Creo que no nos convenía a ninguno de los dos."

A los 43 años, Affleck vive una etapa febril y desconcertante, tan extraña como para mí verlo a él arrellanarse en el sillón de mi habitación, con su 1,95 de estatura, y apoyar los pies sobre la cama. Si consideramos los contradictorios caminos de vida y profesión que se están cruzando para él en este momento, terminaremos envidiándolo, compadeciéndolo y detestándolo al mismo tiempo. Es el protagonista de Batman vs Superman: el origen de la justicia, que Warner estrena mañana. El ajuste de cuentas entre superhéroes es una apuesta de 250 millones de dólares, laboriosamente pensada para que se convierta en el inicio de una nueva saga basada en los personajes de DC Comics para competir con las películas que sus rivales de Marvel vienen produciendo desde hace casi una década.

Pero esta película pochoclera es una elección bastante desconcertante para un actor que ha ganado prestigio por derecho propio también como director, con películas como Argo, dirigida y protagonizada por Affleck, y ganadora del Oscar a mejor film en el año 2013. Y si bien los fanáticos de los superhéroes siempre se quejan del casting de las películas, la elección de Affleck para interpretar a Batman pareció despertar especial animadversión cuando fue anunciada, allá por 2013.

El inminente estreno concita la atención de todos, más aún tras el anuncio de que Affleck y su esposa, Jennifer Garner, planean divorciarse después de 10 años de casados. En medio de una catarata de informes sensacionalistas que hablan de infidelidades, traiciones y tatuajes más que cuestionables, todos los reflectores apuntan a Affleck, justo cuando atraviesa un momento particularmente aleccionador para su vida. "Nunca es buen momento para que invadan tu vida privada, pero éste es particularmente difícil", confiesa Affleck midiendo sus palabras. Y justo el día previo a esta entrevista, le cayó una bomba: la revista Vanity Fair publicó una entrevista a Garner en la que ella habla sobre la disolución de su matrimonio. Y al referirse a Affleck, reveló: "Como siempre digo, cuando su luz brilla sobre vos, sentís el calor, pero cuando el sol brilla en otra parte, sentís frío. Te deja en la sombra".

Al entrevistarlo, Affleck se mostró amable y divertido, pero también vulnerable y esquivo. Por momentos, se lo vio ansioso y alicaído, como a la espera de un nuevo golpe. Aunque prometió no hacerlo, terminó refiriéndose a las palabras de Garner para la Vanity Fair. Y a pesar de que no pudo precisar por qué eligió interpretar a Batman en este momento, sí ofreció una teoría más amplia sobre los roles que le resultan atractivos hoy en día.

Affleck dice que cuando mira películas que se esfuerzan para que sus protagonistas parezcan buenos e íntegros, se aburre. "Creo que es más interesante cuando logramos dar la mejor versión de nosotros mismos, a pesar de nuestros defectos, nuestras debilidades, y nuestra ocasional tendencia a hacer algo malo." También dice haberse dado cuenta de que, más allá de su éxito en Hollywood, hay una parte de él que siempre sentirá que debe demostrar, a través de su trabajo, que tiene derecho a estar donde está. "Esa sensación no se va nunca -dice-. Los hábitos que adquirimos y que de alguna manera nos ayudan tienen su otra casa. En ese sentido, es muy difícil superar esa sensación." Y, como hablándose a sí mismo agrega: "Es normal tener miedo en algún momento".

Esta nueva reencarnación cinematográfica de Batman llega apenas cuatro años después del episodio final de la sombría y tan celebrada saga El caballero de la noche, de Christopher Nolan. Pero la versión a punto de estrenarse tiene más bien sus orígenes en El hombre de acero, la película de Zack Snyder de 2013 sobre los inicios de Superman, un éxito de taquilla pero que no despertó entusiasmo.

Snyder dijo que a la hora de elegir un adversario que peleara con Superman en una secuela de El hombre de acero, se sintió irresistiblemente atraído por la figura de Batman, pero más viejo y experimentado que en las películas anteriores. "Quería un Batman baqueteado, desgastado, un Batman con 20 años de ser Batman encima", explicó Snyder.

"Y cuando uno piensa en actores en ese rango, pensar en Ben Affleck es inevitable -dijo Snyder en referencia a la contextura muscular y la prominente mandíbula de Affleck-. Es una mole. Siempre me gustaron los Batman corpulentos."

Canas y vicios

Affleck ya peina algunas canas, las mangas de la remera que cubren sus potentes bíceps revelan un tatuaje rojo y amarillo, y dice que nunca le gustaron las versiones "a medias" del superhéroe de historietas. Pero quedó fascinado con la presentación que le hizo Snyder de un Batman vengativo que hace justicia por mano propia y sigue atormentado por el asesinato de sus padres, una idea que luego enfatizó la revisión del guión que hizo Chris Terrio, ganador del Oscar al mejor guión por Argo. Tras haber visto la devastación que sufrió Metropolis, el miedo al caos aún mayor que podría desatar Superman impulsa a Batman a extremos inimaginables.

"Vive en una especie de zona gris. Está quebrado, ya no es lo que era -dice Affleck de su Batman-. Y llena ese vacío de su alma con excursiones nocturnas moralmente cuestionables, tanto en su lucha contra el crimen como en su vida de playboy."

Los coprotagonistas de Batman vs Superman elogian el retrato que hace Affleck de un melancólico cruzado de capa roja. Henry Cavill, que interpreta a Superman, dijo: "Hay una herida real y profunda enterrada en el alma de este Batman, por más que esté cubierta por una aparente cicatriz. Hay cierta amargura que, cuando no es enfrentada, puede llevar por el mal camino".

Fuente: Archivo

Jeremy Irons, que interpreta a Alfred, el fiel colaborador de Bruce Wayne, dijo que debajo de todos los efectos especiales y dispositivos hipertecnológicos de la película, Affleck parece más atraído por las cualidades míticas y trascendentes de los superhéroes del título. "Ambos representan grandes ideas emocionales que están detrás de Estados Unidos como país -dijo Irons-. Creo que a un hombre como Ben Affleck no le alcanza con conseguir un papel muy codiciado en una película. También necesita sentir que está contando una historia que merece ser contada."

Affleck dice que en parte aceptó el papel para darle el gusto a su hijo de 4 años, Samuel, que ya es un fiel seguidor de Batman. Pero Chris Terrio, el guionista, sugiere que hay una conexión más profunda entre Affleck y el personaje de Bruce Wayne, un hombre que en público interpreta un papel, pero que en la intimidad de la Baticueva se convierte en alguien totalmente diferente. "La vida de Affleck, como la de todas las figuras públicas, tiene rasgos performativos -dijo Terrio-. Tenés que ir a sentarte en programas de entrevistas y ser pura sonrisa y dar la impresión de estar a gusto con el mundo. "Pero un artista en serio, que piensa con cuidado lo que hace, como creo que es Ben, necesita una cueva en su interior, un lugar donde el mundo no es tan fácil, ni tan encantador, ni todo es tan blanco o negro."

La dualidad es una constante en la carrera de Affleck: se ha convertido simultáneamente en un actor muy requerido y en un consumado cineasta, tras haber dirigido películas como Desapareció una noche y Atracción peligrosa, y ganar un Oscar como guionista de En busca del destino, compartido con su amigo de toda la vida, Matt Damon.

Para promocionar Batman vs Superman, Affleck hizo una pausa en la posproducción de Live by Night, en la que dirige y actúa una adaptación de la novela policial de época de Dennis Lehane. Protagonizó The Accountant, de inminente estreno, ya ha filmado una aparición como Batman en otra película de superhéroes de DC, Suicide Squad, y en estos meses volverá a ponerse el traje de Batman para el rodaje en Europa de Justice League, una película multihéroes donde también aparecen la Mujer Maravilla, Aquaman y Flash.

Sobre esto de seguir interpretando a Batman en películas ulteriores, Affleck dijo: "Llegado el momento, si tengo ganas de hacer de Batman y me presentan un guión que funcione, lo haré". Y de los intervalos sin trabajo, afirmó: "Me pongo ansioso, soy mi peor enemigo en ese sentido. Hay que entender que esta profesión está arraigada en la sensación de tener que audicionar todo el tiempo".

En cuanto a sus años de formación laboral, cuando codiciaba un papel en Código de honor o en Rebeldes y confundidos, y junto a su amigo Matt Damon buscaban la manera de filmar En busca del destino, Affleck agregó: "Todo es freelance. La antigüedad no existe. Se baila para comer al día siguiente. Esa sensación que no se va más".

Cuando está escribiendo o dirigiendo sus propias películas, Affleck cuenta que en el set siente una gran ansiedad, todos los días. "La acuciante necesidad de que salga bien, de que funcione, de hacer la versión más interesante posible de esa historia es como una neurosis que me impulsa a trabajar todos los días", confiesa.

En este sentido, dice Affleck, un proyecto como Batman vs Superman implica un real alivio, por el simple hecho de que es otro el que dirige. "Y si surge algún problema, me pone contento saber que está toda esa gente ahí para hacer que la cosa funcione, y que yo puedo irme tranquilamente a casa cuando terminé mi escena."

Claro que hoy, su casa difícilmente sea un refugio para él, sobre todo por la disección pública a la que está siendo sometida su relación con Garner y su entrevista para la Vanity Fair, donde, a pesar del afecto evidente que su esposa siente por él, lo pinta como un marido ausente y enigmático. (Garner negó que el matrimonio se haya roto por un encuentro amoroso de Affleck con una niñera de la familia.)

Sin embargo, hay un punto en el que pareciera que la seguidilla de personajes moralmente cuestionables interpretados recientemente por Affleck condiciona la percepción que el público tiene de él. Traspasado ese umbral, tal vez Hollywood sólo pueda ver su fachada de chico malo en vez de la persona que dice ser cuando las cámaras se apagan. En la entrega de los Golden Globe, en enero, el anfitrión Ricky Gervais presentó a Matt Damon como "la única persona a la que Ben Affleck no le ha sido infiel", una broma que, según el propio Affleck, no lo perturbó.

Affleck reconoce que no puede interpretar a personas cuestionables en la pantalla y salir tan limpio como muchos de sus colegas. "Denzel Washington puede hacer de cualquier cosa, hasta de asesino en masa, y la gente igual dice que es un encanto. Es como un atractivo irresistible que yo no creo tener."

Cuando nuestra conversación parecía llegar a su fin, nos paramos y nos dimos la mano. Pero después, de pronto, me dijo que quería recalcar lo orgulloso que estaba de Batman vs Superman, y de cómo la película compensaba, con creces, todo lo que está sucediendo en su vida personal. "La lección más importante que he aprendido en mi carrera es que nada es más importante que el trabajo que uno hace. Incluso en tus malos momentos, si tus películas son buenas, la gente va a verlas. Y si no son buenas, no hay manera de zafar.Al final, la realidad te alcanza. Ambas cosas: lo bueno y lo malo."

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?